Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

13 sept. 2014

RAYO DE LUZ

Rayo de luz,
en alma temerosa,
dulce esperanza...

Ángeles Córdoba Tordesillas © 

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

REFLEJOS DEL CIELO EN EL AGUA

Fascinación.
Cielo sordo y mudo...
Aguas en paz.

Ángeles Córdoba Tordesillas © 

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

12 sept. 2014

EL ESPEJITO

-Hola.
-Hola.
-Espejo, espejito, dime, ¿quién es la más bonita de mi ciudad?
-Y yo que sé.
-¿Cómo que no sabes?...
-Porque no lo sé... ¿Para qué te voy a decir lo contrario?
-¿Y de mi barrio?
-Ni idea.
-¿Y de mi calle?
-Tampoco…
-Pero bueno..., ¿y la magia?
-¿Qué magia?
-La tuya. ¿No eres un espejito mágico?
-Noooo, soy un espejito majico.
-¿Entonces no eres adivino?
-No. ¡Pero soy divino!
-¿Entonces qué he comprado yo?
-Pues lo que ponía en mi letrero:
Espejito majico que es divino. De ortografía andas regular, ¿eh?
-Eso nunca ha sido mi fuerte.
-Ya veo, ya…
-Y con la pasta que me has costado…
-Ya ves…la que valgo. Soy un ilustre espejo, con procedencia de la capital del Antiguo Reino de Aragón. 
-No si todavía voy a tener que tratarte de usted, verás… ¿Y no puedes asesorarme sobre mi belleza?
-Pues no.
-Entonces, estoy apañada. Pensaba que en El Rastro madrileño vendían espejos mágicos. Como venden de todo...
-Sí, y en la Calle del Pez, varitas, en un puesto ambulante, no te digo.
-¡¿Varitas?!
-Bueno, yo no sé si serás la más hermosa de tu barrio pero, desde luego, la más inocente, tenlo por seguro.
-¿Y qué yo hago contigo ahora?
-No sé. Aprovecha mi marco y montas un cuadro.
-Pues vaya…
-Mira, yo es que mientras no tenga delante a otras, y no pueda comparar, pues no sé decirte, mona.
-¿Crees que soy mona?
-No estás mal.
-¿Del montón?
-Sí, pero del montón de las monas.
-Al menos hablas.
-Eso sí, ¿ves?... y bastante. Mujer, opinar sí puedo, pero va a ser sin fundamento.
-Oye, pues igual me aburro menos contigo que con mi ex.
-Ah, ¡eso garantizado! Y soy políglota.
-A ver, dime “mi amor”, en francés.
-Mon amour.
-¡Qué mono! ¿Y en italiano?
-Il mio amore.
-Ohhhh.
-¡Y ahora en español!
-¡Chocho!
-Muy vacilón tú, ¿no?
-Claro. Tengo mi sentidito del humor…
-Ya veo ya…propio de los espejos.
-Mejor que el de los loros. Y comemos menos... que lo sepas.
-Vaaaaale, te acepto como “animal de compañía”.
-Hecho.
-Eso sí, no me vengas como mi ex, con que la vecina es más atractiva que yo, porque no te lo consiento.
-Tranqui tronqui, tú serás la más bella de mi reino mientras seas a la única que vea.
-Ya me encargaré yo de ello… 

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

(Pido excusas por el vocablo grosero que han empleado mis gafitas. No es por evadir mi responsabilidad, pero es que este espejito es muy explícito)


11 sept. 2014

UN CISNE

Un bellos cisne,
en el renacimiento...
No un patito.

Ángel C. T. ©  (Para Diana, con verdad y corazón)

Pintura hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

SERENIDAD

Serenidad...
invisible viajera,
en el camino.

Ángeles Córdoba Tordesillas © 

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

GENIALIDAD Y LOCURA

Genialidad,
muy difusa frontera,
con la locura.

Ángel C. T. © 

Dibujo hecho con estas gafitas que Dios me ha dado.

ATARDECER

Anaranjado.
Un atardecer vivo,
para el recuerdo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

10 sept. 2014

POR AQUÍ ANDO

Por aquí ando.
No os quito las gafitas de encima...

Ángel C. T. 





DOS CAMINOS.

Por dos caminos.
Cada alma por el suyo.
Seres solitarios.

Ángeles Córdoba Tordesillas © 

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

DOS NUBES...

En el semblante
de la tarde, en el campo,
dos nubes miran...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

SOMOS LA HERMOSURA

No somos hermosos porque los demás puedan apreciarlo. 
Somos hermosos.
De hecho, somos la hermosura.
 
    Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

LA BELLEZA

El sol no necesita que nadie reconozca su brillo para brillar.
La razón de la belleza no es ser apreciada.
La razón y la cualidad de la belleza es embellecer, sin más.

Ángeles Córdoba Tordesillas © 
           

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

MIS GAFITAS

Os presento a MIS GAFITAS.
Desde la última reparación, están imparables:

-¡Hola a todos! Espero tener el gusto de veros mucho por aquí.Un saludo Y BIENVENIDOS.

Ángeles Córdoba Tordesillas

9 sept. 2014

BIENVENIDO

Este blog lo inauguro hoy en homenaje a mi padre que, en este día, cumpliría años.

Él fue un buen escritor y gran caricaturista. Siempre le admiré por su enorme imaginación y creatividad, además de que fue el mejor padre que podía haber tenido. De él aprendí, entre otras muchas cosas, honestidad, integridad, a respetar y comprender a los demás y un gran amor a la vida.
A partir de ahora, iré publicando lo que mis gafitas vean, imaginen, pinten, fotografíen, inventen, descubran... Y espero que todo ello sea de vuestro agrado.

Hasta pronto... hasta siempre.

Ángeles Córdoba Tordesillas