Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

30 ago. 2015

POEMA DE PENA

Escribo un poema de tristeza
y sobre la melancolía.
O tal vez es la excusa perfecta
para redimirme de alguna pérdida
dolorosa…
Un poema alegre no sucede
de la noche a la mañana.
Ha de sembrarse antes la semilla
y cuidarla, como se merece,
para que un verso dé un fruto
tan dulce como la alegría,
y abandone la nostalgia
en algún pasado
adonde no ha de volver
mientras viva.

Ángel C. T. ©

Pintura hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

29 ago. 2015

ALTO Y CLARO

Dime las cosas claras
y mirándome a la cara. 

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Fotografía hecha esta misma noche. 

28 ago. 2015

OJO AVIZOR

-¿Sobre qué trata?
-Ojo avizor... Trata de blancas.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Fotografía hecha esta misma noche, con estas gafitas que Dios me ha dado.

EL SEÑOR

Salió el amor a la calle, como un loco, 
y a voz en grito profirió tu nombre; su razón de ser.

¿Quién es ese señor tan arreglado que está desatado, 
corre y grita, como si estuviera en una jaula de fieras salvajes?...

Es El Amor, trátalo con respeto. Algunas veces no razona.
Pero sólo se altera así, cuando más tierno está y más cerca de conseguir su sueño.

Alabado sea pues El Amor, Don y Señor. Si él encuentra su razón de ser,
puede ser que después la hallemos nosotros.

Ángel C. T. ©

OFENSA INVERSA

No ofende quien quiere,
sino quien no quiere.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



27 ago. 2015

CORAZÓN SENSIBLE

¿Qué dices de amor tardío?...
Si somos dos niños emocionados,
consignados, flameados, arrebatados.
Que me voy a subir a la frontera
de la pasión con el tiempo
y te voy a atrapar por el aire.
Que vas a recordar los siete pecados capitales
y todos los mundiales juntos…

¡Defibrilador…desfibrilador!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©




25 ago. 2015

POEMAS LENTOS

Poemas lentos,
entre los dos, naciendo.
Acciones y pronombres.
En primera persona del plural.
Adverbios de cantidad,
en amores…
Locos de locura.
Onomatopeya del perro.
Atributo en el silencio,
en soledad común
y nombres propios.
Nuestros corazones hablan
con sus latidos,
y riman
en un poema lento.
Lento, como el agua circulando
en un lago de sueños
y azúcar.

Ángel Córdoba Tordesillas ©

23 ago. 2015

MI AHORA

Estoy en el mundo por y para expresar lo que debo -y me debo- expresar:

Amor y Creatividad.

Cada persona, en su unicidad, sabe, conoce, siente, qué es aquello que vino a hacer aquí. Y por encima de los deseos de los demás, de las decepciones que podamos causar o envidias que podamos suscitar, es esencial seguir esa llamada o guía interior. El tiempo para hacerlo es limitado y cada segundo cuenta

Por esta razón, los juicios sobre los otros carecen de sentido. Conformémonos con no ser un obstáculo para que consigan sus objetivos y respetemos el convenio individual de cada cual con su alma, su libertad de decisión, su derecho a equivocarse o no, su ritmo, su proceso...

Por el momento sigo aquí, tratando de obedecer los dictados de ese guía interno. Cuando sienta que ya di todo lo que vine a dar, me iré. Ni un minuto antes ni un minuto después.

¿Y tu ahora, cómo es?

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


EN EL ARCA DE NOÉ

-Noé, tenemos un problema gordo.
-Dime, chiriflú…
-Resulta que una pareja de lagartijas escurridizas, otra de ratones colorados y una tercera de ardillas listas, dicen que no suben a bordo.
-A ver si utilizamos el arte de la persuasión con más arte… No sé qué haríamos tras el diluvio sin la presencia de estos animalitos. Personalmente, no es que me encante ninguno de ellos, pero órdenes son órdenes y se me ha pedido que salve a una pareja de cada especie. Venga, a trabajar. ¡Habrá que liarles con alguna tontería!
-Es que son tres especies muy agudas… no se les engaña con cualquier fruslería.
-Lo sé. Prometedles que estarán a salvo para toda la eternidad, por ejemplo.
-Dicen que no es suficiente… que se marean navegando y que solamente les compensaría el que no les faltase nunca el amor verdadero… para hacer un crucero con tanto riesgo.
-Sea pues. Que tengan amor sincero en sus vidas.
-Ahora dicen que también desean salud, tranquilidad y felicidad o no suben y se quedan en tierra firme.
-Está bien, pues decidles que siempre tendrán salud, tranquilidad, felicidad y lo que pidan por esas boquitas. No son listos ni nada estos ratones, ardillas y lagartijas… Todavía no ha empezado a caer ni una gota y ya han negociado duro… ¡Ay Señor!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


22 ago. 2015

ÉXITO COMERCIAL

Julio abrió, en agosto, una tienda de ambigüedades y se forró. Al parecer, a la gente le gustan mucho más que las antigüedades, son más asequibles y más funcionales.

Ángeles Córdoba Tordesillas©





21 ago. 2015

LA RECETA

-¿Y díganme, es sencilla la receta que están preparando?-Peguntó el reportero, enviado adrede desde la tierra.
-Muy sencilla. Cualquiera puede hacerla en su propia casa…-Respondieron mis gafitas-cocineras, amablemente, expertas en relaciones humanas, en la cocina de nuestra nube.
-¿Y los ingredientes son fáciles de conseguir?
-Sí. Son asequibles hasta para los niños. Y no necesitan conservarse en la nevera.
-¿Y es dulce o salada?
-Las dos cosas.
-¿Y algo picante?
-No. Picante no lleva. No combina bien.
-¡Pues vamos a ella! Por favor, vayan comentándonos las cantidades.
-Bien... pues sobre una fuente de oro, vertimos para la base de nuestra delicioso plato, una cucharada colmada de cariño, dos vasitos como de vino pero de confianza, de respeto hemos de echar un paquete entero, para que no se pegue la masa, y bueno… añadimos la comunicación… de ésta, toda la que queramos, al gusto, cuanta más mejor. Ahora va la sinceridad bien mezclada, mientras batimos todos los ingredientes y, una vez horneada, la espolvoreamos con lealtad.
-Estupendo… ¿y si le echamos una guindilla de envidia, tal vez le de algo más de gracia?...
-No. Si echamos una guindilla de envidia, nos habremos cargado la receta. Ya le digo que nada que pique le va a  este plato.
-Bien, pues ustedes dirán… ¿Al horno ya?
-¡Eso es! Al horno de la paciencia a temperatura media y, en el tiempo justo, estará lista una riquísima amistad... que en cuanto esté en su punto, tendremos el gusto en compartir con usted, si lo desea.
-Claro que sí, amigas. Gracias. Será un placer para mí.
-Gracias a usted.
-¡Qué bien huele la amistad!
 -¡Mejor sabrá!

Ángel C. T. © (Dedicado a todos los amigos que lo son).

Agradecimientos especiales a Arantza A. V. que les ha conseguido colocar un gorro de cocinero a mis gafitas.

CONSUELO Y SU INSOMNIO

Ella-Me parezco más a la fea despierta que a La bella durmiente…Calor para desquiciar y espejos que no suenan, ni hablan. Por un lado mejor, no quiero imaginar lo que podrían soltar al verme. Mil añicos podrían hacerse y un corpiño de fiesta con estas hermosas ojeras.Va llegando el día, responsable y puntual, como si le pagaran por ello, y siempre oportuno. Y yo con los ojos como dos huevos fritos, sin patatas, gracias. Una cosa buena tiene no dormir ni un pimiento… que madrugar no tengo.

El insomnio-La que no se consuela es porque no quiere, Consuelo.

Ángel C. T. ©



20 ago. 2015

HASTA SIEMPRE, LINA MORGAN

No quiero que termine el día, sin rendir un pequeño y personal homenaje a María Ángeles López Segovia, toda una Señora de la Comedia española.
"Hacer reír a los demás", me parece una de las profesiones más bonitas que existen.
Cada vez que la recuerde me vendrá, irremediablemente, una sonrisa a la cara. Seguro que ni en un día como hoy, a ella le hubiera gustado causar pena ni tristeza a nadie.
"Reír" su muerte, con todos los respetos que merece, sería la mejor despedida que pudiéramos hacerle. La muerte no es más que el final de la entrañable comedia, bien urdida, de una vida muy productiva.
Ojalá haya tenido tanta alegría como ha sabido transmitir.
Mi emocionado aplauso para esta estupenda artista por los ratos tan buenos que me ha hecho pasar:

LINA MORGAN, SOLAMENTE PUEDO DECIR:
¡ GRAAACIAS POOOR VIVIIIIIIIIIR!

Ángel C. T. (De una Ángeles a otra)


FLOR D-ELICIA

Flor de verano,
en todo su esplendor.
Bello vestido.

Ángel C. T. ©

Fotografía hecha por Elicia. 


TU LIBERTAD Y LA MÍA

No eres pertenencia ni poseedor.
Ni yo posesión ni dueña.

El amor y el sentido de la propiedad,
en mi mundo,
no frecuentan los mismos lugares.

Puedes estar tranquilo,
conozco el valor de la libertad
y su precio.

Lo he pagado muchas veces,
a lo largo de la vida.
Y nunca ha estado de oferta.

Mi libertad más la tuya
sé bien que no suman la nuestra.

Ángel Córdoba Tordesillas ©

19 ago. 2015

EL JUEGO DE LA FELICIDAD

La felicidad se esconde para que la busques.
Que la encuentres, es el propósito de su existencia.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



ACEPTACIÓN Y ESPERANZA

He aprendido:

Que las frases hechas, a veces, nos descomponen.
Que los proverbios y refranes no tienen siempre el mismo final.
Que los dichos populares no siempre son sabios.
Que eso de que “las cosas se hacen bien o no se hacen” nos causa mucho dolor. En ocasiones, las cosas simplemente se hacen, y se hacen como se puede, y es ya un verdadero esfuerzo.

He aprendido, de la experiencia, que no siempre que se siembra se recoge. A veces se siembra, llega una tormenta de granizo y te has quedado sin cosecha. Se lleva todo lo que has sembrado y no tienes nada. Absolutamente nada. Es decir, cero. Así es. Entonces la aceptación es la única opción que no ocasiona daños internos ni colaterales.

Porque las expectativas nos llevan a la frustración. Lo que nos salva es la esperanza.

Ángel C. T. ©

18 ago. 2015

EL ABISMO

Hay un abismo entre lo dos.
¿Lo saltamos, tendemos un puente...
o seguimos discutiendo sobre a quién le pertenece?

Ángeles Córdoba Tordesillas ©






17 ago. 2015

CRUCE DE MIRADAS

Apenas dos semblantes, un instante.
Breve, locuaz, efímero.
Bohemios y ebrios, bebiéndonos
con ansias y deseo.
Apenas
ciertos
segundos
inciertos.
Nos desnudamos
con un gesto
imaginado.
Al pasar, al cruzarnos,
uno
y otro,
temblando,
como adolescentes.
Y casi,
imperceptiblemente,
se rozan
nuestras miradas
Buenos días.
Buenas tardes, ya.
Apenas,
dos semblantes,
un instante…
que fuera eterno.

Ángel C. T. ©


El ALIENÍGENA

ALIENÍGENA-Hola.
TERRÍCOLA-Hola.
A-Una pregunta… ¿Sería tan amable de indicarme…?
T-Me suena su cara, ¿nos conocemos?
A-Pues… creo que no. No soy de aquí. Soy alienígena.
T-¿Qué significa eso?
A- Significa que soy de otra galaxia y vengo por primera vez a este planeta. Y voy con prisa...
T-¿Y a este bar?
A-También. Pero tengo un poco de prisa... ya le digo.
T-¡Qué suerte hemos tenido, entonces, de habernos encontrado!
A-Ejem… Mucha. Mire he dejado la nave mal aparcada en la puerta y necesitaba…
T-Casi nadie se va a creer que he estado hablando con un ET real. Pero insisto en que me parece haberle visto antes… Qué sé yo… puede que en alguna película que haya protagonizado usted. Ehhhh… ¿UVE?
A-¿Por qué?... Si yo no soy actor.
T-¿Encuentros en la tercera fase?
A-¡Que no! Nadie me ha ofrecido ningún papel. Además, me resultaría chocante hacer de mí mismo. Por otro lado, aparte de esta charla, de índole interplanetaria, carente de interés para mí, lo cierto es que, me gustaría que me dijera…
T-Aquí el tema alien, fenómeno ovni, llámelo como quiera, ya sabe, ha suscitado mucho interés durante una larga temporada terrestre. Ahora, la verdad, es que está en franca decadencia. Yo creo que ya ni se investiga sobre ello. Actualmente, andamos enfrascados en guerras, crisis y otras zarandajas. ¿Sabe lo que le digo?
A-Muy entretenido, claro que sí. El caso es que sólo quería saber una cosita… ¿Podría decirme…?
T-¡Un momento!… ¿Nos van a invadir ustedes?
A-¡Mire, no! Pierda cuidado… Tenemos cosas más importantes que hacer. ¿Por qué piensa que vamos a invadirles?... Ya se invaden ustedes a sí mismos. Para eso no necesitan colaboración exterior. Se apañan bien solitos.
T-Ah, no sé… Me ha dejado boquiabierto, (igual no conoce esta expresión), con esa manifestación de… ehhhh… ¿paz? Siempre pensé que, ustedes, estaban por esa labor. Que los terrícolas éramos su objetivo absoluto y, la conquista de este planeta y de todos sus habitantes, su propósito, su cometido… ¡el sentido de sus vidas!
A- Pues no. Ya le digo… Vivimos muy tranquilos en el espacio sideral.
T- ¿Y me va a abducir… o tampoco?
A-¿Para qué?
T-¡Qué sé yo!… ¡Para estudiarme!
A-¿Cree que tiene algún tipo de interés para nosotros?... Estamos a años luz de ustedes… literalmente hablando.
T-Como le he visto que se ha acercado directamente a mí, me ha dado la impresión de que quería preguntarme algo… Pensé que tal vez, relacionado con mi currículum personal o con la Historia de la Humanidad… Dios mío, se está usted poniendo rojo… ¿Le llega bien la sangre a las antenas?
A- Me llega, gracias. Pero insisto en que necesito saber, urgentemente...
T-¿Es esa una señal de ataque, quizá?..
A-¡Y dale bola!… No, no es eso, de verdad.
T-¿De verdad, de verdad?...
A-De verdad de la buena, palabrita del Niño Jesús, se lo juro por Arturo. Perdone, pero es que no aguanto más. A ver si podría responderme…
T-Pregunte, pregunte sin miedo. Con total confianza, somos como hermanos, unos de otros, en este fantástico y fraternal universo, estamos para apoyarnos de forma incondicional.
A-¡Que me meo, leñe! ¡¡¡¿Dónde están los servicios?!!!
T-Ah, sí, sí, claro… ¡Pues dígalo, hombre!… Al fondo a la derecha, igual que en los grandes almacenes… (Anda que hacer una parada en la Tierra para echar una meadita… eso sólo se le ocurre a un galáctico de estos. Para que luego digan… ¡Somos los amos del universo, sí señor!).
                                           
Ángel Córdoba Tordesillas ©


SOBRE LOS SUEÑOS

Abrir los ojos y soñar,
con sueños imperecederos.
Atarlos a las manillas del reloj
para que puedan caminar sin interferencias,
segundo a segundo,
alrededor de mi mundo...
hasta que un día aprendan a volar solos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

16 ago. 2015

UN RENCOR PARTIÓ

Pequeñito como un ojal
o como un te quiero de mentira.
Pequeñito y mísero
como una promesa incumplida.
Frívolo e inoportuno,
como serpentina
en un entierro...
Es el recuerdo del dolor,
del daño que te hicieron,
cuando superas el rencor
y dichoso, lo ves marcharse,
quejoso,
a lo lejos...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Pequeña y rápida ilustración hecha a "el rencor", cuando se marchaba, con estas gafitas que Dios me ha dado.

LA PRESA IMPOSIBLE

Lo único imposible de apresar es un alma libre.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Fotografía de la presa de mi pueblo, hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

15 ago. 2015

SENSACIONES Y TÚ IMAGINADO

Hay un patio cansado de estar libre, vacío, sin enredaderas, que trepen intrépidas por sus lánguidos y blancos muros, en las mañanas melancólicas.

Apenas un manzano crece a medio palmo del suelo. Lástima, una tierra tan fértil y tan desaprovechada... Podría dar dulces frutos en las sombras tristes, créeme, serían tan deliciosos como un beso. Jugosos y frescos frutos, para el más ardiente de los veranos. Y de modo inverso y mágico, cálidos para el más frío de los inviernos, por si llegamos.

Abro de par en par las ventanas y puedo ver, con los ojos de la esperanza, el mismo paraíso. Libre de prohibiciones, pecados y castigos.

Un hombre paseando agradecido, recordando agradables momentos del pasado, o bajo un enorme roble inventado, apoyando la espalda en su tronco centenario, con un libro entre las manos. Su amplia y hermosa frente, ocupada en desentrañar los grandes misterios humanos y del universo, descansa ahora, un momento, bajo el cielo, tumbado, en el más cercano de los cielos, el de dentro… el privado. Ya nada le inquieta ni perturba pues se hizo amigo íntimo de la paz, olvidó las guerras o las extravió, no sabe dónde o no se acuerda.

Ella aparece en la escena imaginada, y se acerca con cariño y respeto a acariciar las entrañas de sus sueños, y con las manos su cara. Esa piel amada, deseada, familiar, tan asediada cuando está cercana. Dos, entonces, se vuelven uno, como si versos fueran de un mismo poema, pareado.

Una canción no deja de sonar en mi cabeza y deseo bailarla y no cesar de dar vueltas. Sus notas me estremecen y me llevan... me arrastran con delicadeza, al romántico rincón de mí jardín, donde la luz del mediodía lo baña todo de ocres y malvas… Mientras bailo, mi corazón, en sus saltos, como pequeños disparos de pasión, susurra al aire un “te amo” en cada latido. Me gustaría que conservara la calma, y se lo ruego. Pero soy capaz de entender sus brincos. Y hasta sus obsesiones... todas etiquetadas con tu nombre.

Pronto este lugar se llenará de vida, de arte, de alegría... Sobre todo eso, de arte, de amor y de alegría.

Este patio, dentro de mi casa, sigue esperando tu llegada, nuestra vida en común, risas, sonidos, aromas colores... No hay prisa, mientras ambos estemos vivos y creamos en los milagros.

Brindan, él y ella, con la copa de la emoción de diez lágrimas escurridizas, fugitivas, que no he podido mantener encerradas en mis ojos expectantes de ese mañana, tan ansiado, por la armonía y el bienestar que nos aguarda. Aquí, en mi jardín, en nuestro otoño compartido y feliz.

Otra vez esa canción... me canta y me encanta... Ojala tú también puedas escucharla y bailarla conmigo. 

Ángel C. T. ©

14 ago. 2015

SILENCIO INTELIGENTE

No es que este silencio no sepa hablar.
O sea menor de edad y no tenga ni voz ni voto.
Aunque prefiere las películas infantiles,
llora con las románticas, y adora los finales felices.
Simplemente escucha y observa, sin juzgar.
Sólo habla cuando estamos solos...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

CONSULTA PSIQUIÁTRICA

Últimamente le rondaban por la cabeza ideas raras a voz en grito, como declaraciones juradas o en los puestos de los mercados. Subidas como en un trono, dando órdenes a diestro y siniestro… que haz esto así que ahora de la otra manera… era un volverse turulata a tiempo completo. Le diagnosticaron malos humores tal vez por una cuestión hormonal.

-Seguro doctor… ¿no será algo de psicosis permanente?-Preguntó la madre con inquietud.
-¿En qué universidad cree usted que yo he estudiado medicina?-Respondió en gallego, el doctor, que lo era.
-Perdón, disculpe mi osadía… dígame… ¿Decía?…-Reculó la que parió hace años, a la joven y bella.
-Nada mujer, tranquila, en todo caso, un trastorno múltiple, al cuadrado, de personalidad huraña y desgarro cardíaco por cortocircuito amoroso.-Quiso puntualizar el galeno.
-Vaya… eso suena fatal y parece aún peor de lo que había imaginado… Huy mi niña, cuánto ha de sufrir, como en unas vacaciones largas en un camping costero, en el mes de agosto.
-Mamá, por mí no te preocupes, son pruebas radiantes que nos manda el Señor.
-Ah, bien, si es solamente eso… pues para adelante. Estará probando tu fe, como tú repites asiduamente por las mañanas, y saldrá reforzada por los frentes y los laterales.-Añadió la madre, conformista.
-Claro eso he pensado yo.-Dijo la joven.
-Mire doctor es que la niña es de vocación religiosa pero nunca le hemos dado pábulo a esas inquietudes celestiales. Ya sabrá por dónde voy…
-No. No tengo ni idea. ¿En qué facultad cree usted que me licencié?
-Le explico, ya que tengo aprobada lengua y literatura, que no hemos querido, ni el padre ni yo, que se evadiera del mundo real, incrustando su body terrenal en un convento en lontananza. Que queríamos que nos diera nietos, córcholis, bien guapos y apañados con hoyuelos en las rodillitas y redondeces corporales, para tener a quién dejar la herencia… que es gorda y hermosa, también.
-Entiendo. Pues esas voces, perfectamente, podrían descender directamente de los cielos a través de las nubes tormentosas de su pensamiento. O le pongo una medicación de esas fuertes a rabiar o le dan permiso para que se meta a monja de clausura de una vez por todas. Ustedes verán…

Y se fue al convento a hacer pinkas rellenas de crema y palos de santo. Todo resuelto, no era cosa de medicinas ni de médicos.

¡Menos mal, ya me estaba cansando de escribir por escribir! Ay, por la Virgen santísima… cuando la gente no se quiere entender es que se puede una pasar la vida escribiendo hasta caer rendida y nada, que los personajes no llegan a un simple acuerdo. A Dios gracias, y a mis gafitas, este final ha visto la luz.

Ángel C. T. ©


Instantánea tomada en la consulta psiquiátrica del Dr. Gerundio, por estas gafitas.

PRONÓSTICO ACERTADO

La talla de un verso.
La medida de un te quiero.
El vestido que me coloco,
con tus brazos.
El peso de tus ojos,
sobre mi mirada,

Siento... presiento.

Acepto,
la lentitud con la que te aproximas
en la longitud derribada,

Soy minúscula,
ligera, cercana...
Y nunca voy con prisa,
si me amas.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


9 ago. 2015

LA IMAGINACIÓN

La imaginación es el medio de transporte más barato.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©




GAFITAS PROGRESIVAS

Mis gafitas son progresivas, llegan a todas partes antes que yo.
¡Míralas, aquí están, tan contentas, tomándose un refresco celebrando las 30.000 visitas!

No se calientan las patillas por nada y yo no dejo de comerme el coco. Qué distintas somos... Ellas a lo suyo; observar y narrar. Eso sí, siempre después de algún zumo.

¡MUCHAS GRACIAS A TODOS! Sois vosotros los que hacéis posible que progresen adecuadamente. 

Ángel C. T. ©

Mis gafitas felices por las 30.000 visitas en esta nube. 

LA PERFECCIONISTA

Mi respiración entrecortada,
por ese pensamiento obstinado
de creer que te fallaría,
antes o después,
que no era yo lo que buscabas.

"Niña, no te exijas demasiado
puedes dejar el collage a medias...
Tienes más paciencia que un santo
pero debes jugar con otras niñas".

Recuerdo las palabras que otrora
mi padre repetía,
y aún ahora se reiteran,
como ecos,
las verdades…
tal vez, amargas.

Perfeccionista, me llamaban,
quizás lo fuera, en mi empeño
por ser aceptada y querida.

Qué mal gusto dejó en mi boca,
el sabor de tus besos
imperfectos
porque amabas a otra…
y yo sin saberlo.

Pero ya no rindo homenaje
a la perfección.
No me seduce lo impecable,
estirado, deslumbrante…

Me fijo más en aquello
sencillo
que cautiva mi atención.
Un gesto amable,
una sonrisa de infante
u obras inacabadas
de autores desconocidos.

Algo con sentimiento
que me llegue a este corazón,
permanentemente,
en jornada
de puertas abiertas.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


7 ago. 2015

POEMA ECOLÓGICO

No más incendios forestales.
Cuidadito con provocarlos,
pirómanos,
que se os va la mano.
Lo deseable sería
que prendierais la chispa
en vuestros cerebros
y se os encendieran las neuronas:
Quedan pocos bosques.
y vuestros nietos querrán respirar,
supongo.

Ángel C. T. ©

LA FANTASÍA

La fantasía no se va de vacaciones, no lo necesita.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



HABLAR DE OTROS

Lo que hablas de los demás, dice más de ti que de ellos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

6 ago. 2015

DELANTE DEL ESPEJO

Cuando la mentira se mira en el espejo de la verdad,
¿qué ve?... ¿la verdad o la mentira?

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía de su autor. 

5 ago. 2015

SIN CONDICIONES

Si me toca la lotería de los sueños -a la única que juego-, compraré un campo barato, tengo abejas esperando, calidad en las flores y arbustos para buena miel.
Compraré nuestras posturas, recostados y tumbados, sobre la yerba trajinada, bajo los árboles y los cantos de pájaros. Anuncian serenatas al amanecer. Soles radiantes de poemas sencillos…iluminados por la energía solar, y la radiación positiva de tu sonrisa; todo un deleite para los sentidos.
Campo particular de dulzura, rodeados de amapolas y margaritas videntes. Los dos como en el paraíso prohibido… justo como este amor que me inspira, tanto, como mi campo, perdón, nuestro campo comprado.
¡Anda mira, una manzana!… ¿Quieres probarla?

Ángel C. T. ©

4 ago. 2015

COMUNICACIÓN NO VERBAL

-Agapito, me he dado cuenta de que te tiemblan las orejas cada vez que mientes.
-Pero si yo no miento nunca. 
-¡Ya te están temblando, ¿ves?!
-¡Anda pues es verdad! Será la primera vez, porque en mi vida he dicho una mentira. 
-¡Que te vuelven a temblar! Y no se te caerá la cara de vergüenza, no...
-Mujer… la cara no se me va a caer por eso. Bastante tengo con que me tiemblen las orejas. ¿Te parece poco?
-A otros les pica la nariz y no se quejan.
-En fin,  sinsabores de la comunicación no verbal y gestual, supongo. Habrá que acatarlo con naturalidad. 
-Y transparencias y transparencias... que así sabemos por donde nos andamos los demás.  
-Qué complicado es esto de las relaciones personales en la vida cotidiana. Anda que contento me tiene... 
-Mira, ahora no te tiemblan...

Ángel C. T. © (Dedicado a todos esos que "no mienten nunca")

3 ago. 2015

RECOPÍLAME

Recoge todos los versos que no te he escrito.
los retratos que no te he pintado,
los besos que no te he dado,
y esas caricias con las que no te he podido envolver
y tendrás mi obra completa.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Acuarela pintada con estas gafitas que Dios me ha dado.

EN LA OSCURIDAD

Cuando te sientas perdido,
recuerda que siempre hay un camino
aunque no puedas verlo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.


UNA ROCA

Querída amiga/hermana:

Me transmites muchas cosas con tus palabras, además de tu aparente cansancio. Confianza, esperanza, proyectos, ilusiones, amistad, cariño, amor por la vida...

Eres una luchadora de las de verdad. De las que entiende el valor de cada minuto del día, de cada aliento, de las que nunca se dan por vencidas. De las que no van a contracorriente, porque has aprendido que esto produce un enorme gasto de energía, sino que saben esperar esos momentos en que, ésta, esté a favor para lanzarse a buscar la felicidad propia y merecida. De las que trabaja apoyando la paz, la bondad, el amor; esos vocablos tan manidos que, sin embargo, recobran sentido cuando pienso en ti. De las que tienen fe indeleble en la humanidad y en sí mismas. Nunca permiten que se les escape un sueño sin vivir y no conocen el desaliento. Cada obstáculo las hace más fuertes.

Es admirable tu tesón, tu voluntad y valentía, eres un ejemplo para mí, para tantos... que pueden estar cerca y no sé si son conscientes de a quién tienen a su lado.

Pero no es sólo por esto por lo que te quiero, no, no es solamente por eso. Te quiero porque hay tanta verdad en tu vida como en tu alma. Porque eres pura como una niña recién llegada al mundo, sabia como una anciana y fuerte y poderosa como una roca.

Sí, eres esa preciosa y sonriente roca que las tormentas sólo mojan por fuera, y no por eso se ablandan, que ningún relámpago es capaz de quebrar. Con los primeros rayos de sol estará seca de nuevo, como si nunca hubiera caído una gota sobre ella. Resistente, firme y conocedora de su propia naturaleza, seguirá afrontando el tiempo y sus inclemencias con toda su integridad y entereza. Su belleza reside en ello, en ese coraje, en esa firmeza con la que sabe permanecer en su lugar y a pesar del desgaste que pueda producirle, no renunciará a sus objetivos y no cejará hasta conseguirlos.  

Te quiero porque me respetas, porque sabes conocerme y reconocerme en cada uno de mis defectos y virtudes y quererme con cada palabra y en cada momento. 

Gracias.  

Para Susana R. L.

Ángel C. T. 

Fotografía de su autor.

2 ago. 2015

TODOS LOS ÁNGELES

En fila, que pasaremos lista.
No en tropel, siempre en armonía.

Vestidos como para fiesta de niños.
Adornados con sonrisas de colores
y destellos celestiales.
Impregnados de aromas terrestres,
después de las lluvias sobre los campos.
Elegantes y majestuosos 
como los atardeceres
coleccionados durante años.
Reflectantes, al igual que la luna
o deslumbrantes
como el sol del mediodía.

Cada uno con sus quehaceres: 
Mensajeros, guardas y guardianes, 
protectores invisibles o visibles, 
sanadores, guías, restauradores, fortalecedores...
Colocaos, de la mano tomados o abrazándoos...

Músicos, bailarines, cantores, pintores, 
poetas, jardineros, caminantes y amantes.
Hombres, mujeres y niños: 
Ya llegaron los recambios. 
Todas vuestras tallas y en moda actual, 
con nuevos y felices vuelos, esperándoos. 
Probáoslas.

¡Todos los ángeles, hoy, estrenan alas!  

Ángel C. T. © (Dedicado a todas y a todos los ángeles)

Logotipo de Arte-Ángel (Facebook)

1 ago. 2015

EL AMOR Y LA ALEGRÍA

A partir de hoy
que el amor cante
su más hermosa canción.

Que vibre en el universo
la fuerza de la poesía
parida a empujones
de latidos y versos,
descubiertos o desnudos,
ya iremos vistiéndolos,
según vayan creciendo
bien alimentados.

Que impere la alegría,
incluso a deshoras,
que rima con rima,
y aunque no rimara…
que impere.

Ángel C. T. 2105