Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

30 abr. 2016

SOY AFORTUNADA

-Vaya golpe que te has pegado contra la farola.
-Es que no veo bien.
-Pues para no ver bien, te has dado justo con la única que hay en todo el parque.
-Ya ves… una, siempre, como las plantas, buscando la luz…

(Basado en un hecho muy real)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


29 abr. 2016

DESCONOCIDA

Su blanco cabello. Su bolso blanco. Su calzado cómodo.
El cielo azul. El campo verde. Ella mirando a lo lejos,
con los años guardados en la memoria de sus ojos.
Está cerca el ocaso y aún tanto por hacer, por compartir…
Tantos paseos por dar todavía. Muchos a los que amar.
Ésta podría ser la biografía de una desconocida. Pero no lo es.  
Cada ser humano es único e irrepetible…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



 

TRADICIONAL DÍA DE LA MADRE

-Raimundo, te has puesto el pijama al revés.
-Eso quiere decir que me vas a regalar algo… según la creencia popular.
-¿Yo a ti… por qué? Serás tú a mí. El domingo es el Día de la Madre, te lo recuerdo.
-Pero si tú no eres mi madre.
-Pero soy la madre de tus hijos.
-Hummm. Ya sabes que yo no comparto esas costumbres. Para mí que es el día de los comercios...  ¿Y qué haces ahora dando la vuelta al camisón… que no, que no, que no te regalo nada, te lo pongas como te lo pongas.
-Como prefieres hacer caso de esas creencias populares… Yo sin regalo no me quedo, te lo digo.
-Vamos a dormir ya, cariño, que se nos está haciendo tarde y hay que soñar un poco.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


28 abr. 2016

LA VANIDAD

La Vanidad, tan sensible a los halagos y aplausos,
se coloca siempre en primer plano, esperando que lleguen,
como agua para calmar su sed.
Me recuerda tanto a la inseguridad...
Dicen que comparten algunos genes.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


EL PODER DE LA PALABRA

Entonces me apuntó
con aquél arma mortal…

Temí por mi vida,
cuando leí en el papel
mi nombre escrito
a tinta.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


27 abr. 2016

PROYECTO EN PERSPECTIVA

Voy a abrir un restaurante de sonrisas,
para dar menús diarios, a precio de guasa.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


EL RENCOR

El rencor no es sólo un muro que te separa de los demás sino que te aleja de ti mismo. Cuánto más ladrillos le pongas, cuanto más alto lo construyas, mayor será la separación…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Y RESPETADO, DE APELLIDO

Inesperado como la lluvia, magnético como el sol.
Había llegado de madrugada para ponerle una sonrisa a la vida... Su encanto y luz deslumbraban entre los barrotes de aquella cunita. Y seguía sonriendo. ¡Siempre sonreía!
Nunca había visto antes algo tan tierno. Mi corazón quedó atrapado cantándole nanas día tras día. Fue lo más parecido a ser madre, sin haberlo sido.
Mi cariño por él fue creciendo a la par que crecía su cuerpo. Lo cuidaba con todo mi amor, su salud me preocupaba, su pierna, su asma... Se hizo mayor, demasiado pequeño.
No pude seguirlo. Iba muy deprisa para mí.
Vivir sin aliento es peligroso, le dije una vez. Párate un poco... Respira.
Pero los sentimientos no se olvidan. Solamente que el tiempo coloca tantas cosas encima...
Más que yo nadie lo querrá.
Tal día como hoy, la vida un hermano me regaló. Siempre he dado las gracias por ello. Lo sigo haciendo.
Libre albedrío se llama.

Ángeles Córdoba Tordesillas


DI-VAGANDO

Sonido metálico deslizándose por las sienes.
Oculto bajo la tenue luz de mis pupilas, divagando,
pequeño remanso de un susurro, latente.
¿Duermes?
Quisiera llamarte y escuchar tu voz, de nuevo.
He olvidado casi tu risa, tu alegría, tus palabras.
Me pregunto si tú recuerdas aún las mías… No sé.
Supongo que dentro de mí siempre duermes...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Madredeus-As llhas dos açores

26 abr. 2016

MI CHOZA

Caprichosos recorridos
tiene tu miedo para llevarme.
Ardua tarea y vasta
la de encontrarnos
en medio de ellos.
No me engañas con tus palabras,
ni con tus miradas de "si acaso".
Sé que todo entre nosotros es posible.
Que reclamas dichas en los ocasos.
No me engañas,
cuando mientes mi nombre,
sin aludir al de mi alma.
Estoy cerca de ti siempre.
Lo sabes, lo sabes bien
y por eso callas.
Sigo ese silencio, con el vértigo justo,
trepando por tus sólidos latidos.
Quiero construir una choza
sobre sus peldaños.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


25 abr. 2016

PIROPOS DE UNA MADRILEÑA

Si se desprendiera una lágrima de felicidad,
de tus ojos,
pintaría con ella una estrella
para que iluminara mis noches.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


LLUEVE SOBRE MOJADO

No, no me siento feliz,
si te refieres a la felicidad completa,
a la que termina en “dad”.

Esperaba confianza, entrega por tu parte.
Palabras sinceras,
además de cariñosas...

Si es que algo te ofendió
o no comprendiste... perdona.

Tengo que ponerme un abrigo.
Se ha levantado un frío inmenso,
ahora.

Y esa lluvia, de nuevo, tan molesta...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con las gafitas que Dios me ha dado. 

LA FLOR BLANCA

Me pregunto qué se puede tener en contra de una florecita blanca..



 Fausto Papetti-Pequeña flor. 

24 abr. 2016

FLORES DEL CAMPO

Esta temporada se lleva mucho el amarillo...

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con las gafitas que Dios me ha dado.

FALLOS DE LA MEMORIA

El olvido, agazapado, salió huyendo cuando fue descubierto por el recuerdo, en la alcoba de la memoria, y éste quedó herido de muerte, en lo más profundo de su corazón, por la infidelidad de ella. 

¿Cómo puedes permitir que el olvido se interponga entre nosotros? Le reprochó él. 

No tiene importancia. Lo que hubo entre tú y yo sólo fue una aventura y nada más. Dijo con desdén la memoria. Se te pasará… 

El amante recuerdo, indignado, se dio media vuelta… al pasado.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©




23 abr. 2016

ABRILEANDO

Mientras el día se va acabando,
los sueños vienen a buscarme
para llevarme a algún lugar
en donde el agua y el viento reposan
en un merecido descanso,
después de las últimas lluvias.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con las gafitas que Dios me ha dado

HOY

En mi corazón quedó un sentimiento
congelado y sin palabras.
Apenas unos latidos,
al escuchar sus pasos alejarse.

Pero eso fue en invierno...
cuando se hacía de noche, de día.
Hoy, la primavera,
me ha devuelto la esperanza.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Flores de ELICIA. Gracias por la fotografía, amiga. 

22 abr. 2016

COMO LOS ADVERBIOS, DOS

Conocernos era una cuestión de tiempo.
Comunicarnos y entendernos, una cuestión de modo.
Y sentirnos felices juntos, tal vez, de lugar.
Amarnos, de cantidad y de causa... inevitable.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

20 abr. 2016

CASI UNA VIDA

Toda una noche
es casi una vida.
Con sus pausas y sus prisas.

Pasiones, desvanecimientos,
expresión de sentimientos.
Hambre y sed,
de amores.

Persigues caprichos
pasajeros.
Comunicas, exploras…

Pasan las horas.
Los deseos internos
se hacen intensos.

Compartes en parte
y te partes,
te confundes, te fundes.

Acaricias, besas, pesas,
posas,
articulas, con y sin palabras,
gimes, ríes, lloras...

Te meces, caes, te levantas,
andas...
Amas y olvidas.

Naces, creces, mueres.
Toda una noche
es casi una vida.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


19 abr. 2016

HISTORIAS

Historias que se cuentan.
Historias que se viven.
Otras que se quedan sin vivir.
Como la nuestra.
Historia que pasó a la historia.
Y nunca podrá ser letra
de ninguna canción.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Tom Waits-Hold on. 

COMPAÑEROS DEL ALMA

Vamos encontrando a los compañeros de camino… en el camino.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


ANDANTE

Maravilloso paseo por la música para una tarde de lluvia primaveral.
Un pase a la esperanza y en primera fila.
Lo imposible puede volverse real en cualquier momento.
La belleza existe… y quiere ser descubierta.  
Mozart for ever.

Ángeles Córdoba Tordesillas 


Wolfgang Amadeus Mozart-Piano Concert Nº 21 andante. 

18 abr. 2016

GRATITUD

No es nuestro el sol pero nos regala su luz y calor.
El mar, los ríos, la tierra, nos alimentan.
El planeta entero, nuestro usufructo.
Al menos debiéramos cuidarlo
como él nos cuida a nosotros.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

16 abr. 2016

DE PLATA

Plata de ley.
Y no es plata barata.
Brillo en el agua.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

15 abr. 2016

ANALOGÍA

Entre dos muros humanos,
el tiempo quedó prisionero.
La belleza fascinada lo dejó volar.
Como cuando estás cerca y se para el reloj
y el amor nos encuentra.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


14 abr. 2016

TARDE PRIMAVERAL

El campo de mi pueblo parece una alfombra amarilla.
La luz de su cielo me envuelve y el aroma de flores silvestres.
Un paseo por sus caminos es un auténtico privilegio. 
Y las tristezas se entretienen... jugando con las hojas de los árboles.

He captado esta imagen, esta misma tarde, para vosotros. 

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

13 abr. 2016

ELECCIÓN INDIVIDUAL

Mezquinos o amorosos.
Según el lugar en el que elijamos vivir:
El ego o el corazón.
Todos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


EL PATIO DE MI CASA

El patio de mi casa
es particular…
Hasta que recuerdo
que no tengo patio.

El sol da de pleno
al mediodía,
lo llena todo de alegría,
en esa casa
que tampoco tengo.
Tal vez algún día…

Y si lloviera
que se mojase
como los demás,
no me importaría.

Y si tú no me quieres…
otro amante me querrá.

Corre, corre,
que la vida se escapa
por los resquicios
de nuestros deseos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


12 abr. 2016

GIRA EL MUNDO, GIRA

Deja que el mundo siga girando
Que las cosas sucedan con naturalidad.
No es tu misión, ni sujetarlo ni empujarlo.
Si no sientes que estás donde te mereces,
ten paciencia, el tiempo coloca a cada uno en su lugar.
La vida da tantas o más vueltas que el mundo.
No importa que haya otros que presionen,
que interfieran, que intriguen,
cada cual sabrá sus razones...
La Tierra continuará siendo esférica
y achatada por los polos.
Tu vida es un regalo con fecha de caducidad.
Nada merece la pena, si no merece la alegría.
Y mientras tu corazón siga latiendo
habrá amaneceres que celebrar.
Deja que el mundo gire.
Total… no puedes detenerlo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


CAMBIO ATMOSFÉRICO

Agua de lluvia en donde las lágrimas se pierden.
Viento huracanado que arrastra las penas lejos.
Frío que se confunde con el frío…
Y la primavera llega.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


10 abr. 2016

DON PLEONASMO, BUEN ANFITRIÓN

Don Pleonasmo me ha invitado a su casa este fin de semana.
Y con su amable amabilidad, me permitió entrar dentro y salir fuera, al jardín, con mi propio cuerpo.
Pude, con toda libertad, sentirme libre y jugar a juegos.
Cuando me sentí acalorada por el calor me permitió que subiera arriba, para poder refrescarme y quedarme fresquita con una buena ducha.
Luego bajé abajo y regresé al salón principal para reunirme junto con el resto de invitados.
Creo que me encanta esto de poder satisfacer mi necesaria necesidad de pleonasrmar, al menos una vez al año, anual, sin pecar.
Lo volvería a repetir todo pues es totalmente gratis pero me callaré la boca. Por hoy es suficiente, no quiero que nadie piense el pensamiento de que mi cabeza está hueca por dentro.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


9 abr. 2016

A URGENCIAS POR UN FELINO

Víctima de un arrebato de ira de su gato Gregorito, -"Arañazos" para los amigos- por haberle retirado de su sitio el cajón, tuvo que entrar ella por urgencias al “Gregorio Me Arañó”.

-Sólo son rasguños -Le dijeron los médicos, a sabiendas de que lo que tenía era más que eso, pero por no causarle mayor preocupación...
-Doctores, ¡miau! No me vengan con trolas que me sé este cuento por el final. Mi gato me ha arañado en profundidad, pues él sólo sabe hacer las cosas bien hechas. Y si me dicen lo contrario, probablemente, me ofenda.
-Pues la dejaremos en la UVI por lo que pueda pasar. Tiene desgarro pelado en la piel y pelo de gato pegado a dicho curtido.
-Bien. Eso es otra cosa. Estoy preparada para la eutanasia cuando quieran.
-De eso nada. Aquí se cura a la gente, y esas heridas  nosotros se las sacamos adelante; hasta que su gato enervado vuelva a abrirlas u otras nuevas, para que pueda ir pronto con él a celebrar su recuperación milagrosa, sin milagro pero con apósitos, antibióticos, etc. De etc. va haber que ponerle bastante… que lo sepa.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


He aquí a "Arañazos", inculpado en un delito "arañil". No se dejen engañar por esa cara de inocente. 

ESOTÉRICA PERO NO TANTO

Ni ojo por ojo ni diente por diente.
Engancho y lanzo al dragón por la cola.
Agarro a la bruja coja,
y le robo la escoba.
A la luna se la regalo,
y que la alquile para paseos diarios.
Me río de maldiciones nefastas,
de amarres y de magias negras.
Los vudús son muñecos feos
pero nada tiene poder sobre tu destino
si no lo dejas.
Adoro a los unicornios
aunque no los vea
y viajo en ellos cuando sueño.
Soy telequinética,
telepática, medio médium,
y todo lo que quiera y se me antoje..
Y más peligrosa
que una pistola de agua
en manos de un niño.
¡Ojo, que me disparo sin aviso previo
y por las buenas!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


8 abr. 2016

LA JUVENTUD

¿Qué es la juventud?
Ese tesoro divino que el tiempo nos va robando...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Leonardo Da VInci

HABLAR EN SUEÑOS

-Si es que casi no me entero, de verdad que no me entero. He cortado ya los patrones a la moda de revista de oriente. Estoy bien, de momento, a ver si cuando me entere estoy mejor… Es que no me veo, querido, no me veo, vistiendo ese traje de flores con pendientes de amatista, ¿qué quieres que te diga? Prefiero sentirme chica lista y desnudarme con salero.
-¡Despierta ya, Olegario!, que tienes unos sueños que me quitan el ídem, si me dejo. Y prefiero no hacerme preguntas… ni hacértelas, por si me respondes.
-Mujer… para tanto no será la cosa. El caso es despertarme para que no siga durmiendo. Tan feliz que estaba yo soñando mis sueños, oye. ¡Ya no tiene uno derecho ni a soñar dormido!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



7 abr. 2016

COMO UNA SOMBRA

Te reconocería en cualquier parte donde te encontrase, y hasta sin careta. Y resulta que juegas a ocultarte. Te encontraría aunque nunca te buscase, dolorida, fatigada y desfallecida por el hambre, a rastras o con los ojos vendados. Te escucharía con oídos ajenos, con lenguaje extranjero aún te entendería. Te presentiría, cada vez que vinieras de visita con una vida de antelación, incluso con dos. Y hasta de regreso de alguna guerra, marcada o herida por armas letales, dañada, te atendería, te cuidaría con mis propias manos y te curaría.

He aprendido a entender tus mensajes, la sabiduría con la que escribes tus ruegos y preguntas, en los cuerpos de la gente o en sus mentes.

Conozco tu religión universal, por tanto, también la mía, sin barreras ni dioses revanchistas ni vengadores. Tus fronteras, más que difusas, inexistentes. Tus medios y tus fines. A interpretar tus señales subliminales, he aprendido. Doctorada estoy en algunas de las materias que impartes. 

Son muchas vidas encontrándonos, reconociéndonos, ensayando para el día del estreno. La obra no es larga ni corta. Dura lo que tiene que durar. Lo principal es que hemos aprendido a respetarnos.

¿A amarnos?

No me pidas tanto, enfermedad, que soy una diminuta molécula, en tierra de nadie y obediente, asumiendo lo que me corresponde. Tal vez por mi falta de juicio, o cierta ingenuidad e incomprensible comprensión, nunca me he revelado.

No, no me pidas tanto.


Ángeles Córdoba Tordesillas ©


6 abr. 2016

ESTAR LISTO

Tú no tienes la vida.
Es la vida la que te tiene.
Si te abalanzas sobre lo que deseas,
lo que deseas se alejará.
Fluir es lo opuesto a luchar.

Amar nada tiene que ver
con los apegos ni las obsesiones.
Amar es libertad.

La felicidad nunca se deja atrapar.
No puedes alcanzarla ni conquistarla,
sólo dejar que te alcance y te conquiste.

Los momentos los eligen ellos:
La Vida, el Amor y la Felicidad.
Y cuando llegan,
serás listo si estás listo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


5 abr. 2016

OTRO ÁNGEL EN EL CIELO

El cielo se llena de ángeles, día a día.
Músicos, poetas, cantantes, actores, pintores…
Verdaderas estrellas brillantes.

Resulta que nosotros nos quedamos con el arte
y el cielo se lleva al artista.

Gracias, Manolo Tena.

Ángeles Córdoba Tordesillas






4 abr. 2016

CONSULTA PROFESIONAL

-Doctor, estoy tocado del ala, ¿qué remedio tengo?
-Pues mire, le haré una receta para una pomada extraordinaria
¡y a volar se ha dicho!-Dijo el veterinario al pajarito.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

3 abr. 2016

ADMIRABLE ES LO QUE ES DIGNO DE ADMIRACIÓN

Estuvo una semana en coma. Le dijeron a la familia que se preparasen para un punto y final y resultó después, felizmente, que fue un punto y seguido.

Mariló, tan agradable ella siempre con todo el mundo y trabajadora como la que más, por un derrame cerebral sin piedad, tuvo que ser ingresada por urgencias un domingo por la mañana, del 2004, o tal vez fue un martes por la tarde, no lo recuerdo, creo que eso no es lo importante.

En la actualidad, tras pasar un verdadero calvario, continúa respirando y avanzando en su rehabilitación. Las ganas de salir adelante y de tener cierta autonomía, le dan voluntad para ir, puntual, a su piscina semanal a hacer brazadas, vigilada. Cada día más esperanzada y con mayor talla en su corazón, claro que sus dos hijos son una buena razón.

Así, tantos casos hay de amor por la vida y algunos nos quejamos de lo que tenemos encima…

¡Un aplauso desde aquí, a mi prima!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



2 abr. 2016

DESDE EL AMANECER DE LOS TIEMPOS... MODERNOS

La vitamina C se las daba de importante. Había escuchado decir que era antioxidante y, no sé cuántas cosas más, todas ellas imprescindibles para el organismo. No había quién le tosiera y se dedicaba a mirar por encima del hombro a sus compañeras, incluso a las del grupo B, que tenían varios másters en salud y naturaleza.

-¿Chicas, qué hacéis este finde?-Dijo en plan molongui, queriendo hacer amistades rápidas para paliar el tedio del que se cree más que nadie y se pasa la vida en obligada soledad.
-Somos alimento completo pero no tanto como tú.-Respondieron algo resentidas, sus colegas- ¡Anda vete por ahí sola que parece que no necesites a nadie más!
-Pues me abriré una cuenta en las redes sociales a ver si así hago amigos… o se los robaré a los demás. No me importa nada lo que penséis de mí. Soy longeva y me dará tiempo a hacer las cosas bien, regular y mal. Hasta el final de mis días podré soportar sin arrepentirme, por mi cara bonita y mi vanidad. De momento tengo tiempo para meter la patita todo lo que quiera mientras ando. Abridme paso que paso, como la reina del mambo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Cada día un zumo de fruta natural, por lo menos. 
z

1 abr. 2016

DONDE LA IMAGINACIÓN NOS LLEVE

Hay caminos que son para andarlos y otros para pararse y contemplarlos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía de Tomás Acosta Píriz. 

LA VENTANA DEL MUNDO

Cada uno de nosotros, cuando mira por la ventana del mundo, ve una cosa distinta.
Un día estando con una amiga en la cocina de mi casa le pregunté:
-¿Tú, cuando miras por esta ventana ves lo mismo que yo?
Me respondió que sí.
-Entonces -le pregunté -¿qué ves?
Me describió  las casas de enfrente, los tejados, la puerta verde de una parcela abandonada, un cable que cruzaba por el cielo… Pues lo que había ante sus ojos, indudablemente. Luego ella me preguntó:
-¿Y qué ves tú?
-Mi salud, en esos arbolitos. Mi futuro, en el horizonte. Mi felicidad, en el vuelo de esos pájaros. Mi alegría, en la risa de esos niños jugando. Y en ese cielo azul, tan limpio, mi libertad.

(Basado en un hecho absolutamente real)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


CICATRICES

Tus cicatrices forman parte de ti.
Son tu historia personal escrita en tu cuerpo o en tu alma.
Cada una de ellas es una señal de lo que has vivido.
Nunca una cicatriz es igual a otra anterior o a la de otra persona.
Su valor es mucho mayor que el del oro pues te regala la experiencia, dejando grabada en tu memoria su enseñanza.
Y te acompañará siempre, como el más leal de los amigos.

"Con hilo de oro coso cada una de mis fisuras
pues aprecio su valor incalculable.
Y me enorgullezco de su existencia
que impresa queda en la identidad de mi alma"


Ángeles Córdoba Tordesillas ©


(El Kintsugi; el arte japonés que nos permite admirar la belleza que hay en las "cicactrices"de los objetos o en los objetos con "cicatrices")