Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

29 sept. 2016

ALGO SUCEDE

Nos pasamos
la vida
esperando
a que algo
suceda.
Y lo único
que sucede...
es la vida.

(Todo lo demás,
simplemente, ocurre)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

AMBROSIO Y SU DÍA DE MALA SUERTE

"Hoy es mi día de mala suerte aunque no sea martes y 13. Lo sé, me lo dice esta intuición que tengo, heredada de un tío mío de Japón. No creo en los horóscopos ni en la numerología ni siquiera en la magia negra. Todo eso son paparruchas, nada más. Yo creo en ese sexto sentido que nunca falla. Y hoy me ocurrirá algo fatal, lo tengo claro y estoy psicológicamente preparado para ello".

Y le tocó La Lotería Primitiva

Con el dinero que consiguió, se compró una bola de cristal... para ponerla de lámpara en el techo del salón y montó una discoteca para sus amigos.

FIN INTUIDO

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Ambrosio celebrando su "día de mala suerte". ¡Imaginaos cómo será, para él, uno de buena!. 

27 sept. 2016

EXTRAÑO

Casi frío,
casi hielo…
casi nada.
Tono pálido.
Luz tenue.
A intenso…
de repente.
Sensación,
amable
en el corazón.
Es extraño.
Sin haberlo
visto antes.
Sin conocernos.
No es soldado.
No hay guerras
que quiera ganar.
No habrá flores…
Pero tampoco
lágrimas.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



¿CUÁNTO VALE UN AMIGO?

Mientras sigamos dando más valor al dinero que a las personas,
no podremos evolucionar de especie humana a especie divina.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


26 sept. 2016

SOY “VIDADICTA”

¿A quién tengo que pedir perdón por ser feliz?
¿A quién debo pedir permiso para sentirme libre?
¿A quién, dar explicaciones de en qué prefiero emplear mi tiempo?

Soy una adicta a la escritura, a la lectura, al arte,
a la poesía, a la naturaleza, al amor, a la vida...

Sí, soy adicta a la vida.

(Y a quien no le guste... que no mire... el vídeo)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Vídeo de mis pinturas. 

24 sept. 2016

UN PUEBLO, COMO EL MÍO

Préstame un pueblo.
Para respirar en las mañanas
aire en libertad.
Escuchar el balido de las ovejas
y ver a un ternero mamar.
Reír observando a los niños,
felices, corretear,
y a dos perros, jugar,
cachorros todavía.
Los caballos al trote
pasear por el monte.
Los burritos cariñosos
esperando alguna golosina.
Las cabras curiosas
que te piden un hola
al pasar.
Las montañas a lo lejos,
sólidas y hermosas.
Los incomparables atardeceres
reflejados
en las aguas del embalse.
La nieve en invierno
cubriendo lo tejados
de las casas viejas.
Y en verano, el sol brillante.
Y esas primaveras inolvidables…
Abrazar
los troncos de lo árboles
que desnudos, de hojas en otoño,
siguen siendo elegantes.
Y saludos de caminantes,
sin prisa
que saborean cada minuto de su vida,
en contacto con la naturaleza.
Necesito un pueblo.
Lo necesito y lo quiero.
Aunque sea prestado.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



SÚBDITO DE LA BELLEZA

Doblegándose,
cual junco, ante el ocaso,
por su belleza.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©´


COMPLEJA SENCILLEZ

Qué complicada resulta para algunos la sencillez
y qué sencilla la complicación.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


23 sept. 2016

VIVIR EN PAZ

Él, solitario.
Entre el Cielo y la Tierra.
La vida en paz.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

22 sept. 2016

RENOVACIÓN

La vibración
del otoño en su origen:
Un tiempo nuevo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

21 sept. 2016

ALZHEIMER

El corazón siempre recuerda.
Nunca perderá la memoria.
No existen corazones seniles.
Lo que llegó a él, un día,
quedará allí,
imperecedero.

Recuerda el cariño sincero.
Que algún día quiso y le quisieron.
Recuerda lo principal, por tanto.
La memoria
nunca traicionará esas verdades.

El olvido no puede silenciar
la voz del corazón
ni el tiempo
borrar sus sentimientos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


20 sept. 2016

NI BLANCO NI NEGRO

No hay días negros y días blancos... Hay, sencillamente, días.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

(Felicidades, Santi)


19 sept. 2016

VUELTAS Y MÁS VUELTAS

Facundo dio la vuelta al mundo diez veces seguidas y volvió tan mareado a su casa que ya no sabía si estaba en el hemisferio norte o en el sur. Se sentó en el sofá a ver si mejoraba, poco a poco, y se iban alineando los planetas en su orden y concierto ordinario.

-Facundo, eso te pasa por ir a hacer de las tuyas y sin brújula. Has tenido lo menos en este tiempo ciento diecisiete llamadas para ofrecerte un trabajo estable y asignarte puestos importantes en empresas internacionales. Ahora podrías estar entretenido a base de bien y no tendrías que dar tantas vueltas al mundo ni a tu cabeza, que por no hacer nada, no sabes qué hacer. Y como te digo, llamada tras llamada, ha sido un no parar de teléfono. Aturdida me tiene.
-¿Y qué les has dicho?
-¡Yo nada!… no ves que soy la lámpara del salón y no sé hablar. Me limito a dar luz cuando me encienden, como has hecho tú ahora. Pregúntale al contestador automático que él sabrá algo....
-Ah, entonces serán mis ideas que se han iluminado con tu encendido rápido. Gracias por nada, bella aurora. A ve si se me pasa la indisposición y me pongo en órbita terrestre. Vaya, otra vez las metáforas mundanas. Me persiguen por doquier.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©




EL PARAÍSO

El paraíso
está delante de tus ojos
al despertar.
Cuando aceptas
que lo que te rodea
es lo que,
de alguna manera,
has elegido.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


18 sept. 2016

UNA HORA MÁS

¿Sabéis qué ha pasado en esta última hora?
Una hora más de VIDA.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


TERNURA DE TERNEROS

¡Una ternura,
con mirada inocente,
de terneritos!

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

LLEGANDO EL OTOÑO

Casi ya otoño.
Amarillo de olvido
y de perdones.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

15 sept. 2016

DANCEMOS

Son las memorias de nuestras almas las que bailan,
al compás del sentimiento.

Si compartimos el mismo sueño,
pasa.

La puerta está abierta,
para ti.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


DE PELÍCULA

-Pero señor, ¿qué está usted haciendo rociándome con ese spray antivioladores, por lo menos?

-No, no es un spray de ésos. Es un acelerador de partículas en envase familiar, que llevo siempre en el coche, para que estas colas que se forman en la taquilla, al comprar la entrada de cine, vayan más aprisa. Perdone si le he manchado la camisa, no era mi intención. Se va con agua…

-¿Y quién le manda venir a ver una superproducción americana, entonces? ¡Vaya usted a ver una película española y verá como no tiene que esperar tanta cola!

-Pues es verdad, por desgracia, con lo bueno que es el cine español… Allá que me voy ¡Hasta otra! Cine, cine, cine, más cine por favoooor… que toda la vida es cineee, que toda la vida es cine y los sueñoooooos, cine soooooon.

(Dedicado a Luis Eduardo Aute)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


VITAMÍNATE

Cuando mastico
tus palabras,
la vitamina C suspira
envidiosa.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


14 sept. 2016

VIAJE A “QUÍTACA”.

Emprendió el viaje a Ítaca pero, cuando estaba llegando, observó que tan sólo era una ilusión óptica, fruto de su imaginación apasionada.

Algo intangible, inasible, un destino errado o erróneo en todo caso. Entonces exclamó:
"¡Quita acá, Ítaca, aquí te quedas!" y se dio media vuelta.

Tampoco era Ulises, que se llamaba Eusebio, ni se le había perdido en esa isla nada…

Además recordó que ese miércoles pasarían por la tele su película favorita. La había visto dieciocho veces pero nunca se cansaba.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


13 sept. 2016

LA NOCHE

Y la noche,
con sus luces al fondo,
nada sobre la vida
humana.

Preguntas incesantes
vagando entre
enigmas y quebrados
mentales.
Amiga y compañera
de mis lutos personales.

Llantos y risas
a escondidas.
Juegos prohibidos
y consumados.
Se suelta el cabello, desmelenada,
y sus rizos caen
sobre los hombros de la calma.

Todo cobra sentido
y a la vez
nada existe
mientras tanto.

En la oscuridad apacible
se ocultan
las verdaderas caras
y algunas máscaras
bajo la almohada.

Sin la noche
no hay descanso
ni tregua
en la lucha diaria.

Y un gato que me mira,
a estas horas,
con atención se para.
Es el mismo gato de siempre.
el de ojos de sueño cómplice
y espía.

Regreso a casa,
a dormir las “buenas noches”
que mañana será otro día.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


11 sept. 2016

LOS SECRETOS DEL AMOR

A veces nos dejan… a veces dejamos.
¿Quién puede desvelar los secretos del amor?
¿Quién, descubrir sus preceptos y deleites,
los objetivos que calla, sus verdaderas intenciones?
Sus rincones…
Sus entrañas.
Sus manchas de sangre.
El dolor que escupe en la noche… solitaria.
Dejamos… y se alejan.
Nos dejan… y nos vamos.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


10 sept. 2016

UN SUSPIRO

Ríe, juega, ama, que la vida es un suspiro.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía del atardecer de hoy, hecha con las gafitas que Dios me ha dado. 

UNOS AÑOS MÁS TARDE

Él pasó.
Y las horas…
y los meses con él.

Él se fue.
Y unos años después
ella vive todavía.

A su paso arrastró
planes y esperanzas.

Todos los venenos
de la naturaleza
depositó con el aguijón
de las promesas,
en su alma.

Arrasó
con la calma y la quietud.
con el brillo de las pléyades.
Tempestades
de mares de lágrimas
cubrieron su ausencia.

Terremotos de agua.
Maremotos de tierra.
Sueños incumplidos
arrugan hoy su cara.

Besos que murieron
de hambre
en el exilio.

Caricias que se perdieron
en el olvido.
Certezas desvanecidas
en niebla de madrugada.

Ellos vivieron juntos,
adornando con su amor
un universo mágico
que inventaron.

Y él pasó
a la historia de su
historia,
al ritmo del aliento
del dolor.

A su paso se llevó
el hogar, la leña, el cobijo.

Pero las huellas que dejó,
en su carne y en su memoria,
no se borrarán jamás…
por mil vidas
que ella viva.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


UNICIDAD

No hay dos atardeceres iguales,
ni existen dos seres humanos idénticos.
Cada elemento de la naturaleza es único.

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con las gafitas que Dios me ha dado. 

9 sept. 2016

TRAJÍN NOCTURNO

A Martina le gusta comer medianoches a media noche, por sugerencia del nombre de éstas que no de su dietista. Y se levanta y se pega un atracón de mucho cuidado, y eso que quiere perder peso.

-Pero Martina, no puedes comer tantas medianoches, de madrugada, porque tiras por tierra la dieta que haces diurna, de comer poco o nada. Eso... y que llenas la cama de migas.
-Caray, es que me acuesto con un hambre voraz… ¿qué quieres que haga, Filipo?
-Pues calmarte y besarme, a ver si así se te pasa el apetito.
-¡Si, hombre… tendrá mucho que ver el vacío de estómago con el corazón para esos haceres del amor!
-Pues si quieres mañana probamos. Igual te llevas una sorpresa y estás tan entretenida que adelgazas sin darte cuenta.
-Bueno, me gustaría darme cuenta, por lo menos. Y eso que dicen que el dulce engorda pero yo contigo, y tu cariño, ni un gramo he ganado, que todo ha sido por comer a destajo. Te quiero Filipo, desde que te conocí, trabajando como gondolero en Venecia aquél domingo…
-Y yo te amo, Martina, y aunque no seas tan esbelta como Mónica Naranjo, me da lo mismo.
-Muy bien, pues mañana ración doble de cariño, te la has ganado a pulso… acelerado, Filipo. Ahora ya, satisfecha por las medianoches y por el acuerdo futuro establecido… durmamos, amor mío.
-Venga, que los kilos esperan… y esos acuerdos, bien acordados, no sólo son para los políticos

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


SEGUNDO ANIVERSARIO

Hoy se cumplen dos años de la creación de este blog: El nueve de septiembre del 2014, porque era la fecha del aniversario del nacimiento de mi padre; fallecido ya, efemérides que para mí es tan inolvidable como él.

En este tiempo he publicado poemas de todo tipo; más serios, menos serios, nada serios, autobiográficos, tuneados, para días sin sol, de lluvia, y hasta de lujo. Pero me quedan muchos más por publicar y un sinfín por escribir.

Mi mayor deseo, al respecto, es tener el tiempo, la oportunidad y las ganas de hacerlo.

No es tarea fácil el escribir casi diariamente y agradar, o al menos interesar, a la mayoría de los lectores que tengáis la curiosidad de entrar a echar un vistazo, para ver qué se publica dentro de una pequeña nube.

Supongo que, en muchas ocasiones, su contenido habrá resultado indiferente, vacuo, e incluso indignante para algunas personas. Esto es inevitable. Es imposible crear algo que pueda ser atractivo para todo el mundo. Pues a pesar de que tenemos en común lo esencial, por ser seres humanos, somos diferentes en muchos aspectos: País de origen, edad, cultura, creencias, costumbres… Así que lo más sencillo para alguien que ama escribir es simplemente eso, disfrutar haciéndolo, desligándose de los resultados. Y eso es lo que hago.

Si he conseguido entreteneros, al menos a algunos de vosotros, o despertaros un mínimo interés que os haya llevado a seguirme un día y otro, me doy por satisfecha sobradamente.

Es mi intención continuar aportando entradas a este blog, con el mismo entusiasmo que ese nueve de septiembre lo inicié. Y que cada vez que desde mi nube me asome a observar este curioso, sorprendente, interesante y querido mundo, os encuentre a todos, ahí abajo, viéndola pasar delante de vuestros ojos, en forma de relato, pequeño diálogo, poema, etc.

Eso mantendrá viva mi ilusión, día a día, por seguir conduciéndola con destino siempre a vuestro presente.

¡Muchas gracias! Estáis todos invitados a esta celebración virtual.

Os abrazo y deseo que vuestra vida esté siendo feliz.


Ángeles Córdoba Tordesillas


NOTA IMPORTANTE:
Uno de las mayores ilusiones de mi vida sería ver editado y publicado un libro mío. Hoy por hoy, no he podido cumplirla. Si puedes y quieres, de alguna manera, ayudarme a lograr que se haga realidad, te lo agradeceré inmensamente.
Escribe bajo esta entrada -en la ventana que se abre pinchando en el apartado de COMENTARIOS- y yo NO lo publicaré pero lo leeré en privado. Recuerda anotar todos los datos necesarios para poder ponerme en contacto contigo. Muchas gracias de antemano, amigo/a.


8 sept. 2016

¿EN QUÉ SE HA CONVERTIDO MI ALMA?

Mi alma se ha convertido en una galleta dulce.
Por los años vividos con ella y en ella.
Ablandado se me ha el corazón.
Ahora tengo una chocolatina, rellena de fresa,
latiendo en mi pecho.
Tengo miedo de estos calores…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Sophie Gengembre Anderson. (Perteneciente al movimiento prerrafaelita)

DULCES SUEÑOS

Que tus sueños sean muy dulces.
Pero que no sean amargos... los despertares.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


7 sept. 2016

AUTOLIBERACIÓN

La auténtica comprensión disuelve el rencor, como por arte de magia.
Entonces descubres que ya no hay nada que perdonar.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



HÉROES "ANTÓNIMOS"

Soportar este mundo es duro
pero soportarse a sí mismo es una heroicidad.
Todos deberíamos ser héroes.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



MIRÁNDOSE EN EL ESPEJO DEL PRÓJIMO

Asomándote al espejo de los demás,
descubres que el ego es igual de feo
cuando lo ves en otro que cuando lo ves en ti.


Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Ego que se acaba de descubrir en el espejo.

6 sept. 2016

CRÍA FAMA Y… ¡ÉCHATE A VOLAR!

-¡Mamá, papá, socorro, no quiero ser famosa!
-Tranquila, Sarita, nadie es famoso si no quiere…
-¡¿Cómo que no?!... ¡Si me he acostado con un famoso de televisión y, cuando hemos salido de la habitación del hotel, nos hemos encontrado de frente con diecisiete paparazzis!
-¡¿Que has hecho quéeee?!
-Lo que habéis oído.
-¿Pero hija, en qué estabas pensando?
-Pues eso es, mami, que no estaba pensando…
-Maruja, ¿dónde has puesto las maletas?
-En el maletero… ¡Rápido, guardad en ellas dos conjuntos de moda y diseño, el cepillo de dientes y unas cuantas mudas! Mientras, yo iré reservando por Internet, cuatro billetes de avión a Australia para esta misma noche. Tú, Faustino, en cuanto hayas preparado tu equipaje, ponte un antifaz y ve sacando el coche del garaje, para salir pitando al aeropuerto. Y tu hermano y tú, id embutiéndoos el traje de neopreno que teníais preparado para el curso de submarinismo de este verano, ¡pero ya! Yo dejaré comida y agua suficiente, para los próximos tres años, para el gato. La que le espera al pobre…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


5 sept. 2016

SIGO TUS PASOS


Fuiste un sueño premonitorio.
Y ahora todo es bailar y bailar.

Luz 
entrando a raudales,
por el ventanal
de nuestras almas.

                                 Sigo tus pasos
                                 y confío
                                ¡en que me enseñen a volar!


Ángeles Córdoba Tordesillas ©


4 sept. 2016

POEMA TUNEADO

Cualquier cosa vale hoy 
para poesía.

Una cuchara con alas. 
Una mayonesa cortada. 
Un frasco de nervios. 
Un manojo de calma.
El rabo de una lagartija chiflada. 

¿Que no se queda quieto el niño?
hazle un poema de dos tipos,
para pies calzados y descalzos
y con premio dentro, 
como el Kinder

¿Que se le quema la cena a la soltera?
Será por amor o por olvido.
Tres rezos en la tarde
como penitencia. 
Y unas lágrimas bien lloradas
o de cualquier manera. 

Las campanas de la iglesia
que suenan a las doce en punto 
avisando a misa porque es domingo.
Y el canto de un gallo mudo. 

El flequillo del vecino
a juego con su bigote
de pistolero.
¡Pim, pam, pum, fuego!

EL tercer beso
que por no abrigarlo
se quedó frío.
Las hojas secas del otoño
que todavía no han caído…

Una cita con la vida, 
tanto acompañado 
como solo. 

Todo cabe 
en una poesía
tuneada. 

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


De imágenes de Google.

3 sept. 2016

ALOJAMIENTO Y PENSIÓN COMPLETA

Me alojo.

Tu mirada.
Tu sonrisa.
Tus abrazos.
Tus besos.

Desayuno.
Como.
Meriendo.
Ceno.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


1 sept. 2016

DESNUDA

Hasta su rostro
desnudo de palabras
grita pidiendo abrigo.

Lástima que no tenga
unos brazos
que le cubran el cuerpo.

Un abrazo
que le vista el alma…
de esperanza.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


(Desnuda) Obra de Raúl Tamarit Martínez, artista contemporáneo. 

LA QUE ARMÓ PORQUE NO ERA LA PALOMA DE LA PAZ

Una alondra, en la hora de la merienda, sobrevolaba risueña un Mercadillo de barrio. Alguien compraba membrillo, mientras otro calzoncillos al peso, en ese preciso momento.

El ave, de forma simpática y espontánea, como era ella, soltó dos de sus caquitas, con todo su cariño, sobre las compras que he dicho. Los compradores se pusieron furiosos por el engranaje de excremento.

-¡Buenas tardes, se dice, al menos, al pasear por los cielos! Maleducada y un poco atrevida, por no decir guarra, señora urraca.
-No soy urraca, que soy alondra y tengo parcela comprada en poesía moderna.
-Eso, dátelas de bohemia… ¡Pero la cagada la hemos de limpiar nosotros!
-Yo el membrillo, ya no lo compro. No soy idiota. -Dijo la señora viuda por parte de marido, y golosa, muy molesta.
-Bueno, eso siempre y cuando el vendedor acepte el dulce una vez pagado. Lo tiene crudo… el membrillo digo. -Expuso de forma contundente el que tenía intención de adquirir ropa interior.
-Crudo o como sea, no me voy del mercadillo sin mis euros en el bolsillo. Yo no tengo culpa de que un pájaro consentido haya echado encima sus caguetitas en este mismo momento. –Insistió la señora educada y de buena familia.
-Su hora sería, de dar rienda suelta al vientre pajaril.-Añadió el otro damnificado.
-Por favor, no justifique esa conducta que no merece disculpa alguna.-Atajó la susodicha.
-Pues señora, lo comprenda usted o no, nosotros no podemos devolverle el vil metal, por una alondra que ni nos va ni nos viene y que puede que ni sea alondra.-Comentó de forma vehemente, negándose a soltar la pasta de vuelta, el tendero del puesto de postres.
-Vaya… buena tarde me ha dado el dichoso pajarraco y bla, bla, bla.-Seguía lamentándose la dama indignada.
-¿Y yo qué? Sin estrenar la ropa interior y ya la tengo como usada, para tres veces lavarla antes de ponérmela. –Protestó el caballero sin calzones puestos.

La alondra se reía, a carcajadas, lejos, pues ya hacía tres siglos que había emprendido el vuelo, y los otros seguían discutiendo. Moraleja: Que cada uno encuentre la suya. Yo aquí lo dejo. La alondra me espera.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Alondra feliz, importándole todo un rábano y medio.