Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

28 nov. 2016

PREGUNTA RETÓRICA

El oasis en el desierto.
Una entrada para cielo.
El olor del almizcle con la mirra.
Miradas cómplices
jugando en las esquinas.
El trote del caballo.
El viento vespertino.
La luz de la mañana.
Las gotas del rocío.
Y en un cóctel divino,
los horas compartidas,
con sabor a pasión,
y como guinda, la alegría.

¿Será así el amor
cuando se unen dos mitades?

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


AMANTE MANTA

Gran manta de hojas.
Amplio y extenso abrigo,
sobre la tierra.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


27 nov. 2016

INÚTIL EL ADIÓS

Es inútil.

Nunca termina lo que marchó.
Lo que se paró, como aguja de reloj.
Lo que escondiste
bajo la alfombra del tiempo…

Como no acaba nunca
lo que nunca empezó.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


26 nov. 2016

PARTE DE ÉL

Otoño.

La hojas saben que van a caer.
No he visto nunca que se rebelen por ello…
Pero siempre hay alguna que se aferra,
que le cuesta desprenderse.
Porque le apena
dejar desnudo
al árbol.

Es
la última hoja.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



25 nov. 2016

SENTIMIENTOS

Con las manos de la nada,
acariciamos la esperanza…
Sin darnos cuenta
de que la esperanza nada en la nada.
Y en ella permanecemos albergados.

Necesitamos el calor del recuerdo,
de lo que vivimos, y aún vive,
dentro de nosotros.

Ese momento se perpetúa en el tiempo.
Tan sólo hemos de capturarlo.

Es la magia de los sentimientos
que nos invita
a compartir más sentimiento.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


POR MI PUEBLO

He estado paseando por mi pueblo. Esta noche ha nevado y hoy llovía.
Me gustan sus calles y plazas mojadas.
Pienso en las cigüeñas, mis vecinas: Rosalía y Perico, para los que os acordéis de ellas.
No sé dónde se resguardan en días como éste, la verdad, no las veo en sus nidos...
Cada vez que tengo oportunidad, les saco una foto y sé que les gusta.
Como cuando se las hago a los gatitos; se quedan parados y posan muy bien.
Estoy agradecida por vivir en un lugar tranquilo, en donde me siento feliz. Consciente de lo afortunada que soy.
He vuelto con los pies fríos pero con el corazón calentito.
Adjunto dos fotos de las que he hecho.
No han quedado muy bien pero para ilustrar esto que he escrito.
Feliz fin de semana a todos.

Ángeles Córdoba Tordesillas


 

PEQUEÑA POESÍA

Una poesía sin título asoma la nariz al fondo, tras la cortina del olvido. Se cree menos que las demás. Ni siquiera se atreve a respirar…

Hasta que un poema reconocido de poeta muerto, ya célebre, le invita a pasar.

-Entre señorita, a este momento actual, sin ningún temor ni reparo, está usted en su casa.
-Es que no soy digna de ello. Sólo soy una poesiíta sencilla, sin ilustre dueño.
-Mire, todos empezamos igual y luego, poco a poco, nos van leyendo y logramos destacar. Cada uno por algo en especial. Se lo dice alguien que tiene más edad. Todo es cuestión de tiempo, ya verá. Algún día, usted también, podría ser recitada desde los labios de un niño, adolescente, incluso de un adulto culto. ¿Y quién sabe si en público, en un teatro, quizá?

Y la poesía entonces, sonriente, se llenó de confianza en sí misma y se quedó a vivir en el presente.

Fin poético.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


24 nov. 2016

FELICIDAD… DES

-¿Qué vestido te vas a poner ahora?
-El de estrellitas con resplandores.
-Es el que mejor te sienta. -Dijo el cielo a la noche.
-Es que estamos de fiesta.-Comentó ella, con alegría.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


23 nov. 2016

MINUCIAS

Tú, yo, todos nuestros deseos y problemas...
¿qué son?

Ante nosotros:
La Vida… en Cuerpo y Alma.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha esta misma tarde, con estas gafitas que Dios me ha dado. 

LA CÁRCEL DEL TIEMPO

Se tumbó a la sombra del aquél árbol.
El del bien y el mal.
Futuro incierto en el camino.
Necesitada de descanso.
Quizá sólo escuchó el canto de un pájaro equivocado.
Tal vez su voz no era el sonido del mar.
Ni la fuerza que la arrastró a su paso, el viento.
Ni aquella cárcel, los brazos que amaba.
Pero recordó 
que solamente había hecho una promesa en su vida.
Y había sido esperarlo.


Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

22 nov. 2016

CONTRASTES

La vida está llena de contrastes.

El frío y el calor, sencillo ejemplo.
Las voces y el silencio.
La compañía, la soledad.
La prudencia y la pasión.

Aprender a entender es esencial.
¿Conducir o besar?
“Todo tiene su momento”.
Dijo él, la noche de autos.

¿Aferrarse y amar
o extender la mano y soltar?

Ser libre y volar lejos,
antes del exterminio
sentimental
y, por ende, del sufrimiento...

La vida está llena de contrastes.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


ETAPA TRAS ETAPA, LA VIDA SUCEDE

Si uno pudiera detener el tiempo,
en un instante concreto,
y dejar que el futuro se desvaneciera,
como un sueño al llegar el día…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


                                     

EL ABANDONO

Cuando te abandonan, te mueres.
Y únicamente el vacío te consuela.
Extraña dicha, en la desdicha.
Llena de siempres en el recuerdo.
Y sin embargo, hueca de fe,
otra vez, la madrugada,
rota y cristalina de lágrimas.

Y quién sabe si será la última
o ella volverá a creer que
“el amor es la fuerza más poderosa
que mueve el universo”.
Como le decía él.
Volviendo a nacer,
para morir de nuevo.

El que amó y volvió a amar,
sabe bien de lo que hablo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


                             

LA VENDA

Cayó la venda de sus ojos…
Y la verdad estaba frente a él, mirándole fijamente.
A partir de ese momento, sólo tuvo sus párpados
para seguir engañándose...

Ángeles Córdoba Tordesilllas ©


TU FELICIDAD

No dejes que aquellos que vienen y luego se van, se lleven consigo tu felicidad.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


21 nov. 2016

TRÁMITE EN EL ESPACIO/ TIEMPO

El Ministerio del Tiempo me ha autorizado a que, a partir de ahora, no ponga FIN a mis escritos.
Para que, en el futuro, el que lo desee, pueda subirse a un sinfín de ellos y divisar todo el paisaje del pasado, de un solo vistazo.
Así de simple...
La burocracia en esa dimensión es mucho más rápida. En la micromillonésima parte de un segundo, has realizado la gestión. Y sin enchufismos que valgan. Quiero dejar esto bien claro, para que no haya equívocos. Gracias.

                                                                   SINFÍN

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


19 nov. 2016

ESTAR EN FORMA

Su deporte preferido era el respeto hacia los demás.
No logró ninguna medalla nunca, por mucho que lo practicaba.
Pero consiguió mantener el tipo y poder mirarse al espejo y verse atractivo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

Que tengáis un excelente día.
¿Estáis en forma?


18 nov. 2016

PARTI-DOS

-Irene, mañana hay partido gordo. Juegan dos equipos que, no siendo de ninguno de ellos, el resultado despierta mi interés… ¿Me acompañas a verlo?
-No me voy contigo ni a recoger pepinillos por la sombra.
-O sea que no… Vaya, no sé porqué, tengo la sensación de que no te gusta el fútbol o no te gusto yo.
-Echa una moneda al aire, a ver qué te sale...

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


TODOS LOS FINALES SON COMIENZOS

Nunca acaba nada, cuando todo termina.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

EL HOMBRE MISTERIO

Reapareció el hombre misterio.
Con su burbuja teledirigida que te envuelve.
Todo un universo inescrutable.
Te deja huella sin pisarte.
Ése que te hace creer que es posible
que se cumpla
aquél sueño al que renunciaste.
Que se levante y ande,
lo que ya cerraste por defunción.
Quisieras que todo fuera sencillo
pero nada lo es.
Esperas que un milagro suceda
y el alma tiembla…
Reapareció el hombre sin nombre.
Amor y temor, al mismo tiempo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


17 nov. 2016

DE VERDAD DE LA BUENA

Recuerda esto:
Cuando sonríes pareces más joven.
Excepto cuando es una sonrisa falsa.
Entonces pareces idiota.
¿Ves?... Ahora pareces más joven.

¡Que tengas un feliz día!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


16 nov. 2016

AMIGA LEAL

Entre cartílago y cartílago,
sigilosa, camina la humildad.
Y con cuatro minutos de silencio
se hace su cama.

Vive generosa en la puerta de la calma.
Sin esperar nunca nada de nadie
ni a cambio de nada.

Es la más agradecida de las virtudes.
Sabe presentarse a tiempo
y no escupe fuego por la boca,
como el dragón de la soberbia.

La tengo por amiga íntima.
Y aunque no siempre soy leal a ella.
Hasta ahora, nunca me falló.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Pintura de Renoir. 

14 nov. 2016

LA SUPERLUNA

La superluna.
Blanca y brillante faz,
en plenilunio.

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

13 nov. 2016

LA NOCHE DE LA GRAN LUNA

Inmensa luz.
Grande y mágica luna,
la de esta noche.

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha, esta misma tarde, con estas gafitas que Dios me ha dado.

11 nov. 2016

SIN TU VOZ

Todos los valses bailarán solos, sin tu voz.
Habrá cadenas rotas en los amaneceres.
Sombras prestadas de amantes extraños.
Fuentes que rebosen aguas limpias
para calmar tanta sed, como seres sedientos de amor.
Pero nada será parecido a escuchar tu voz,
en una tarde de invierno, con la leña ardiendo
en un refugio de campo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


RECORDATORIO

Tantas vidas en una sola.
Tantos años
y tantos recuerdos...

Dos supervivientes
del dolor y del amor.

Un privilegio
el ser conscientes de ello
y el poder continuar aquí
para seguir siéndolo.

Ángeles Córdoba Tordesillas


9 nov. 2016

EL CIELO EN LA TIERRA

Lluvia otoñal.
El reflejo de un charco:
Cielo en la tierra.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

6 nov. 2016

JONÁS, DELINCUENTE HABITUAL

-A ver Jonás, ¿reconoce usted estos agujeros?- Interrogó el detective al intrépido ratero.
-¿Cuáles?...
-No se haga el tonto- Dijo el profesional, señalando el queso, mientras el arrestado miraba para otro lado, jugando al despiste.
–Hummm... ¿no es un queso gruyere?- Preguntó el que había sido detenido ya anteriormente por varios delitos parecidos.
-No. Los agujeros se han hecho después del queso.
-Pues ni idea.
-Observe bien estas señales, de dos dientecitos, que alguien ha clavado en él, con intenciones asesinas, sin duda, ¿no le recuerdan a otros, familiares, tal vez vistos en su espejo?
-Déjeme pensar, déjeme pensar... No, para nada. Es la primera vez que los veo.
-¡Tendrá poca vergüenza o ninguna! ¡Muéstreme los suyos, ahora mismo!- Exhortó el felino, sagazmente.

Pero aprovechando una compleja contorsión que realizó, para estirar su columna vertebral, ¡zas!, el ratoncito se escabulló entre sus patas y se coló de nuevo en la ratonera.

-¡Ya me la ha vuelto a dar con queso, maldita sea! Es tremendo este Jonás “delincuente habitual”. Mucho peor todavía que el Ratoncito Pérez;al menos éste a cambio deja alguna moneda pero entre el uno y el otro me tienen aterrorizado al barrio entero, con sus innumerables hurtos nocturnos. No sé qué voy a hacer con ellos. Iré a tomar mi ración de comida diaria con un poquito de agua, mientras lo pienso. Y no se le tragará una ballena, no, al tal Jonás… Grrrr.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


SE BUSCA. Jonás, delincuente habitual.
(Ilustración mal hecha, por estas gafitas que Dios me ha dado)

EN EL CORAZÓN

El corazón.
El mejor sitio donde vivir.
Mecidos por sus latidos y su voz.
Enredados entre los hilos del sentimiento.
En ese corazón humano
del que brota la más bella melodía.
Al compás
del inigualable baile
del aliento.

Cuando llegaste al mundo,
el mundo comenzó a latir.

¡Felicidades, mi vida!
No me explico esto... ¿si Mozart murió antes de nacer tú, cómo pudo reproducir de una forma tan fidedigna y maravillosa la felicidad que sentí cuando lo hiciste?

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


4 nov. 2016

AL TRAN TRAN

Me encontré con esta canción,
de forma fortuita.
Y ahora no puedo borrarla de la mente.
Me despierto y me acuesto con ella.
No es mi ángel de la guarda
pero como si lo fuera.
La canto y la bailo a todas horas.
Me persigue a todas partes,
como el viento.
No sé dónde esconderme.
Me está volviendo locatis,
Pido permiso para aglutinarme
dentro de una barrita de cereales
a ver si así…
Si no, pediré cita para el psiquiatra
o para un trasplante de cabeza.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


3 nov. 2016

TE REGALO MI ABRAZO

Hoy me hubiera gustado abrazarte con toda la fuerza y el amor de mi alma.
Haberte dicho que sólo siento hacia ti un inmenso cariño y una infinita compasión.
Que estoy agradecida por todo lo que me has dado, tanto lo que me hizo feliz como lo que me hizo daño.
Y también por lo que he aprendido de ti y contigo.
He comprendido que eres la madre que eres, no la que hubiera deseado que fueras, y he logrado aceptarlo con el tiempo. 
Sé que hoy no recordabas que era tu cumpleaños.
Me hubiera gustado estar a tu lado, sonreírte y decirte que te quiero; que todo el rencor que tenía se ha disipado, pero he tenido miedo de sentir, una vez más, tu rechazo. Y confieso que esta vez no lo hubiera podido soportar.
Pero me siento triste porque mi deseo hubiera sido compartir contigo el día de hoy.
Si es verdad que no es real la distancia que separa a dos seres humanos espero que hayas sentido ese abrazo, mamá.

Ángeles Córdoba Tordesillas


JUICIOS SIN CULPABLES

Mi hijo suele decirme que, para él, soy la mejor madre del mundo.
Yo siento que él es el mejor hijo por pensar así de mí.

Esto me ha hecho considerar que seguramente nunca he sido una buena hija.
Porque siempre he pensado que mi madre no era una buena madre.

Ahora ya no lo pienso. Intento vivir sin juzgar a nadie.

Es curioso pero después de los años creo lo mismo que mi hijo de mí,
que es la mejor madre que podía haber tenido puesto que,
en gran parte, gracias a ella, soy como soy.

Felicidades, mamá.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


ESBOZO DE UN POEMA

Dejar las cosas a medio acabar,
sin retocarlas demasiado.

Tendemos a estropear lo que tenemos
demasiado tiempo entre las manos.

Igual que con los escritos o las pinturas.
Será porque somos humanos.

¿Tendrá su encanto lo poco parido
o lo parido mal,
como la que suscribe?

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


2 nov. 2016

EL GLOBO NEGRO

El Miedo era un globo negro con el que iba a todas partes. Siempre su mano ocupada, sujetando su hilo con fuerza, para que no se escapara volando. 

Un día se pinchó y explotó, tan frágil era… El miedo sólo contiene vacío y el vacío se disipó. La niña al principio se quedó triste pero después de un tiempo, se sintió libre, para jugar con todo lo que quisiera.

Es extraño, -pensó- tanto tiempo creyendo en que no sabía qué haría si mi globo se fuera… y resulta que ahora soy más feliz de lo que nunca fui y nunca pensé que sería. Y no podía parar de reír de alegría.  

Ya no quiso globos negros ni siquiera de colores. Camina, corre, salta, baila, juega. Se siente tan ligera que hasta podría volar ella sola, si se lo propusiera. No hay nada a lo que esté atada su mano ni su conciencia.

Y es que los humanos tememos hasta a perder el propio miedo. Por esta razón nos aferramos a él, sacrificando, con ello, nuestra libertad.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


ACEPTACIÓN Y AMOR

Cuando desnudas al otro
de toda mentira
y su felicidad es la tuya,
termina el enamoramiento
y comienza el verdadero amor.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


1 nov. 2016

SENTIMENTAL DESPEDIDA

En diversas tonalidades,
el sol se despide del cielo,
al terminar el día.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha esta misma tarde, con estas gafitas que Dios me ha dado.

VIDA DE LUZ Y SORPRESAS

La vida está llena de luz y de sorpresas.
Nada más despertar te esperan.
La luz te busca hasta que te encuentra
y las sorpresas se esconden
para ir apareciendo, una por una.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©

(Felicidades María José. Un día como hoy, tú fuiste la Luz y la Sorpresa)