Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

31 dic. 2016

VIVOS

Morimos tantas veces durante la vida.
Cuando se marcha algún amor, cuando nos hieren,
cuando se enferma un ser querido,
cuando se marcha para siempre.

Mientras vivamos, mantengámonos tan vivos,
como el próximo amanecer,
como el árbol, el pájaro, la corriente del río…

Porque a pesar del dolor, de forma natural,
todo sigue aquí, cuando morimos

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


El Silencio (The Silence)-Roy Etzel

30 dic. 2016

CON LOS OJOS DEL ALMA

Que el alma es la que ve y reconoce sin mirar.
La que hasta en la oscuridad vislumbra 
la luz apagada de otra alma.
La que sin ir a tientas, avanza.
Guarda sus ojos abiertos, nunca los cierra.
Pues no duerme, el alma que ama, que siempre vela.
Que siempre vela, el alma, al alma que ama.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Chopin-Nocturne No 20 in C-Sharp Minor Op.Posth

TODO COMENZÓ BIEN Y TERMINÓ MEJOR

-Mari Pili, he traído a un actor de reparto para que haga de langosta.
-¿Y eso por qué?
-No he encontrado ninguna en el mercado a buen precio. Se han subido a la parra.
-¿Las langostas?... Oye, pues podías haberla ido a buscar allí, y en un pack con las uvas, para resolver esto del fin de año…
-A ver… que está la cosa así de mal: Ni pavo ni marisco. Tenemos que abrir tres latas; dos de sardinas en aceite vegetal y una de melocotón en almíbar. Y este señor ya viene con el disfraz a medio coser… que también es sastre.
-Bueno, el caso es que adorne en la mesa… habrá que sacar la bandeja grande para que quepa.
-Me ha dicho que se sabe encoger como una contorsionista de mago.
-Es una joya amerindia este señor.
-No, es de Albacete…
-Era un decir, Federico, que a todo tienes que sacarle punta menos a los lapiceros. Por cierto, llevas uno en la oreja desde esta mañana, no sé qué tendrás que apuntar con tanto afán y portándolo, de un lado a otro, teniendo la tablet que es más portátil si cabe…
-Necesidades de la oreja…
-No, si ya la conozco… ¡de tal dueño tal aurícula! ¡Venga, todos a la mesa… que la langosta espera para cobrar sus honorarios! Las servilletas son de papel y quieren rendir homenaje a esos arbolitos que fueron sus padres. Los vasos de cristal de bohemia, de la bisabuela, se están adelantando unos a otros por la derecha, y la mesa está llena de baches, a ver si vamos a tener un disgusto.
-Esta dichosa crisis… casi un decenio con ella... Espero que, poco a poco, vayamos levantando cabeza.

¡FELIZ NOCHEVIEJA A TODOS!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


28 dic. 2016

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA

Nací un 28 de diciembre.
Soy inocente, mientras no se demuestre lo contrario.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


27 dic. 2016

SIENDO CONSCIENTE

La vida es lo más valioso que tenemos.

Y tantas veces la descuidamos. “¡Salud!”, pedimos y deseamos a los demás, en días señalados. Pero luego olvidamos, frecuentemente, prestarle a nuestro cuerpo y a nuestra alma, la atención que necesitan.

Mañana cumpliré un año más, gracias a Dios. Sé que soy afortunada por poder seguir por aquí y celebrarlo, habiendo pasado por un proceso tan complejo y severo, como es el cáncer.

Agradezco también, que siempre me suceda algo, que me recuerde cuán efímera soy. Algo que me da un toque de atención, que me mantiene alerta. “Recuerda, recuerda”, -me susurra el corazón-. “El tiempo pasa y no estarás aquí por siempre… recuérdalo”.

Porque nunca se puede dar nada por garantizado.

Entonces pienso en todo lo que me queda por hacer, por sentir, por descubrir, por compartir, por amar… ¡por vivir! Y quiero aprovechar cada segundo y extraer toda su esencia.

Y cada día intento perdonar un poquito más, confiar un poquito más, comprender un poquito más, y respetar un poquito más. Porque cuando me vaya de aquí, quiero hacerlo felizmente y ligera, igual que vuelan los ángeles sin ningún peso que oprima sus alas…

La vida es lo más valioso que tenemos. No hay tesoro que pueda comparársele.

Es todo lo que quería expresar hoy, desde mi nube y con gafitas.

Que tengáis un excelente y consciente día.  

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía de Juan Fernández. 

26 dic. 2016

LA PEQUEÑA ERIKA

Erika es
como un personaje de cuento.
A veces hada, a veces duende,
otras princesa...
Vestida como bailarina,
parece que danza
cuando camina.

Su imaginación es desbordante
y sus besos, como caramelos, dulces.
Pinta, juega, ríe,
no se cansa de estar despierta.

El día se le hace corto,
y la noche llega,
y todos sus muñecos
desean dormir con ella.

Vuela, sin que te des cuenta.
Se va lejos y luego vuelve
y te recita de memoria
a todos sus parientes.

Ve más allá de los rostros.
Tal vez, las almas
de los que tiene cerca,
tras sus gafitas de color chicle,
con su mirada atenta.

Con esos ojitos bellos,
entre azules y verdes,
de expresión serena,
¡me recuerdan tanto
el brillo de las estrellas!

Yo sé que en su corazón de niña
guarda a un genio y a una artista.

Ya la quiero y mucho, a Erika,
que es mi pequeña gran amiga
y un precioso regalo
que me ha hecho la vida.

Ángeles Córdoba Tordesillas  ©


Así me ve Erika (Cinco años de edad, recién cumplidos)

25 dic. 2016

LA SEMILLA DEL AMOR

Lo que nace dentro, crece como una semilla de besos/ Y su fruto perdura por siempre/ Nunca se echa a perder/Por mucho tiempo que pase o mucho que nos alejemos nosotros/Su dulzura es inigualable, incomparable/ Es el mejor sabor que puede degustar el paladar del corazón.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Dvorak-Romance for piano and violin Op. 11

24 dic. 2016

DOS ISLAS

Dos islas.
Cerca pero alejadas.
Desiertas.
Solitarias.
Necesitadas.
El amor
es bravo y salvaje
como el mar.
Su fuerza
arrastra, a cada ser,
hasta lo más profundo
de sí mismo
Pero tú y yo
nunca nos hundimos
porque somos
dos islas
en medio del océano.
Desiertas.
Solitarias.
Necesitadas
de que el mar
acaricie dulcemente
nuestras orillas.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Mario Fragoulis-Ta Nisia (Subtitulada)

CELEBRACIÓN

Ya la tarde se desvanece.
A la noche los latidos
salen a bailar unidos.
Vueltas y vueltas,
en este salón de la vida,
cada uno busca su pareja.
La mía es el amor.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Tchaikovsky-Valse Sentimentale

22 dic. 2016

SUPERVIVIENTE SENTIMENTAL

Ella,
superviviente.

De sentimiento
a sentimiento
y después
la soledad.

Ninguno
se quedó quieto
el tiempo suficiente
o se dejaron llevar
por la corriente
de otras olas.

No quiere más espejismos
y sigue mirando al horizonte.

En la orilla de la vida, espera
algún
nuevo
mar.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Mario Frangoulis-Sometimes I Dream

CON LA LOTERÍA NO SE JUEGA

-Te dije una y mil veces que retiraras el cable de la fortuna de ahí que te ibas a tropezar con él con la mala pata  que tienes... Y mira, ahora, escayolada para un mes. No es forma de terminar el año pero nunca me haces caso. Recuerdo cuando te tocó en aquella rifa, aquél jamón ibérico de sabor inigualable, por cierto, y te desapareció de tu cocina, sin haberlo podido catar siquiera, por no haberlo escondido bien, como te aconsejé. O cuando se te rompió de forma misteriosa, ese jarrón tan valioso que te regalaron en tu viaje de boda, que colocaste en el recibidor, y se me enganchó con el cinturón del abrigo, sin tú darte cuenta, y te produjo tal desazón el verlo roto en el suelo, y en mil añicos, que casi se me cae, después, el alma a los pies, habiéndote advertido de que ése no era sitio… ¿Quieres que siga?
-No. Es suficiente. No me gusta que me recuerden mi “mala suerte”. ¿Supongo que te habrás acordado de comprar ese décimo de lotería que te encargué, tan buen amigo que eres? Hay que intentarlo, una y otra vez, no me doy por vencida fácilmente.
-Pues… ehhh, ¿te has dado cuenta de que ha bajado mucho la temperatura de repente?...¡Y feliz navidad!

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Gracias, Celia, por compartir conmigo este décimo. 

21 dic. 2016

ENTRA EL INVIERNO

Incipiente invierno.
Se congela hasta la risa.
Los afectos nos calientan
por dentro.

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado.

20 dic. 2016

NANA DE LA ESPERA

A dormir, a dormir.
Que el silencio no viene si no callas.
A dormir, corazón,
que el temor no se espanta
si no sueñas.
A dormir, amor  propio, a dormir.
Que mañana las heridas habrán cicatrizado.
A dormir, vida mía, a dormir.
Que la luz esperará a que despiertes
de esta ilusión que duele,
que duele,
hasta lo más profundo del alma…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


OCASO OTOÑAL

Lánguido otoño.
Último atardecer…
hasta el siguiente.

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado, del atardecer de hoy. 

ADIÓS OTOÑO

Nieve en las cumbres.
Y sol en el camino.
Final de otoño.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

19 dic. 2016

POR TURNOS

-¿Soraya, guapa, me dejas a tu marido, mañana, para la cena de la empresa?
-Sí, no hay problema. Pero que esté de vuelta antes del amanecer.
-¿Y él, no tendrá nada que decir al respecto?
-No creo, aunque en realidad no lo sé. Está muy solicitado. Este mediodía se fue a la comida de navidad con una amiga argentina que trabaja en empresa española. Y el miércoles pasado estuvo en la boda de un primo, acompañando a su cuñada.
-¡Chica… es un préstamo humano!
-Sí, pero vamos por turnos. El próximo año me toca a mí.
-Eso es igualdad de género.
-Por llamarlo de alguna manera…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


15 dic. 2016

NEBLINA

Día de grises.
Sutil pueblo en la niebla,
desde el camino.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


14 dic. 2016

ENCIENDE TU LUZ

Una pequeña luz encendida
en medio del día, no es luz.
Pero al llegar la noche,
cuando las tinieblas te envuelven,
entonces, sí…
Una lucecita
es un sol de medianoche.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


"My lighthouse"-From Rend Collective (Oficial Video)

UNA MASCOTA

HOLA, SOY FOX.

El colega de Lucas.
Soy mayor que él de edad aunque menor de tamaño.
Por lo demás, ídem.
Pasaba por aquí y me he dicho...
Voy a saludar a los amigos de Ángel.
¡Encantado!

"¿Qué es una mascota?
Un ángel que cuida de ti.
Y alimenta tu alma
cuando está hambrienta de amor."

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado y con el permiso de Fox. 

EL MEJOR ALUMNO EN LA ESCUELA DE LA VIDA

-Hijo, ven aquí inmediatamente. ¿Sabes cómo tienes la habitación?
-Sí, desordenada... ¿tú no lo sabes?
-Pues te he dicho, muchas veces, que tienes que recoger tus juguetes después de jugar.
-Muy bien, mami, pero tengo tres años y no lo sé todo ya, sé que tengo que aprender mucho más. A lo mejor me lo tienes que decir mañana, otro día y otro día. Todavía soy pequeño ¿sabes? y estoy aprendiendo a aprender.

Y mi hijo se marchó por donde había venido, dejándome en su habitación, procesando la información, sin saber bien qué decir... Me puse a recoger sus juguetes, mientras tanto.

(Basado en un hecho totalmente real)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



13 dic. 2016

CAMINAR EN CÍRCULO

Todo pasa dentro.
Veranos e inviernos.
La vida y el silencio.
Ramas de árboles creciendo,
alrededor de ti y de tus paisajes.
Necesito parar y serenarme.
Alimentarme del presente continuo.
No me viene bien
el hambre de futuro
ni el empacho de recuerdos.
Todo da vueltas
y siento vértigo.
Camino en círculo
sobre las letras mojadas
de tu nombre... soledad.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Ángel para un final-Silvio Rodríguez

PARA LOS QUE CREEN EN LA SUERTE

El botón de la buena suerte está debajo de tu camisa.
Se llama ombligo.
Naciste.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


12 dic. 2016

NO IBAN EN AUTO, IBAN EN PRIMERA CLASE

-Por favor, todo el mundo a su sitio-dijo la que llevaba la voz cantante.

La autoimportancia, se sentó tres lugares por delante de la autoestima:
-Yo no me siento cerca de ésa. Cuanto más lejos estemos, mejor. No quiero que se me pegue su expresión de “todo está bien cómo está” y su buen conformar.

La autoestima que la escuchó, pues era imposible no hacerlo, ya que hablaba a voz en grito, exclamó:

-Apriétate bien el cinturón, por si tú misma te haces caer. Puede que estés muy confiada y no encuentres a nadie esperándote para que te sostenga después.

El autoengaño, echando para atrás el respaldo de su asiento, sonrió sarcástico, a su lado, pensando que la cosa no iba con él pero todo estaba por ver. Mientras, la autocomplacencia, desde aquello que no era un tren, contemplaba con qué placidez un precioso gato disfrutaba del soleado día, en el alféizar de una ventana.

-¡Oh qué maravilloso espectáculo!- Exclamó.
-¡A ver!-Dijeron todos a una, incorporándose en sus asientos.

Y después de la primera clase, vinieron muchas más, en fila india y con ganas de enseñar a todo “auto” dispuesto a aprender algo.

(Clases los días lectivos, consultar horarios y honorarios)

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

NECESIDADES Y DESEOS

A este lado de la vida
todo es mucho más sencillo.

Que me resulta suficiente
tener abrigo y alimento.
Un latido cálido y ganas de reír.
Y un “te quiero” compartido.

Creí que esta vez,
también él querría lo mismo.
Vuelvo a confundir la intuición
con el deseo.
Seguramente.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

11 dic. 2016

DE VALS EN VALS VOY

Tengo mi nube En-Vals-Amada.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Johann Strauss-Vals del emperador



MI SILENCIO

Te regalo mi silencio.
Hoy es todo lo que tengo.

No habrá conversaciones verbales.
Sólo miradas.

No sentirás mi risa nerviosa.
Sólo caricias leyendo tu cara.

Tendrás un recuerdo de nada.
O la nada de recuerdo.

Pero mi silencio sabe expresar
un sentimiento
mejor que mis palabras.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


TU BALCÓN

Tu balcón, amigo,
es una feria de color.
Es el mirador al futuro
que necesitas en el presente.
Fuera el mundo esperará
a que tus emociones se calmen,
a que se curen tus heridas.
Los plantas celebran verte
y comparten su alegría.
dándote vida y compañía.
La luz entrará cada mañana
a desearte los buenos días.
Sé feliz en ese nuevo, viejo, balcón,
asomado, mirando cómo el tiempo
se llevará a pasear a otra calle
tu dolor.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha por mi amigo C. D. 

10 dic. 2016

ALEGRÍA INTERIOR

Bulle dentro, sin bullicio.
Hizo un trato con el silencio,
de por vida…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Chopi-Nocturne op 9 No 2

EL MOMENTO

Se difunde.
Irradia en cualquier dirección.
Sin viento ni olas.
Se establece dentro.
Se funde.
Se confunde con tu aliento.
El momento.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Vargo-The Moment 

HISTORIA PERSONAL

Mi ser se sacia 
en la sosegada realidad. 
Toda mi alma descansa
escuchando tus palabras.   
Bella historia 
que me lleva de la mano. 
Regalo tras regalo. 

Ángeles Córdoba Tordesillas 


John Adorney-When Will I See You Again

DIEZ DE DICIEMBRE

Por ti.
Sol de soles.
Renacer.
Despertar.
Conciencia
y verdad.
Y con dicha
pasa mi vida.
Con un gracias
en el corazón.
Siempre.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


9 dic. 2016

NEGLICENCIA SENTIMENTAL

No sé si será porque soy algo descuidada 
pero cada vez que encuentro el amor... 
lo vuelvo a perder. 

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


8 dic. 2016

EL RETORNO

Hasta las nubes,
de retorno del puente
en estos días.

Ángeles Córdoba Tordesillas


Fotografía hecha, esta misma tarde, con estas gafitas que Dios me ha dado. 

TOCATA Y FUGA NOCTURNA

Una coliflor cocida, y en su cazuela, se estremecía de frío en la nevera. Y se lamentaba en voz alta:
-¡¿Para eso me han arrancado... para darme esta vida de pena?!

Un huevo que la escuchó, se compadeció de ella, pensando en que ni sospechaba el final que le esperaba…

-Nena-le susurró- nos vamos a escapar los dos por peteneras. Yo también amo la libertad y estoy dispuesto por conseguirla a lo que sea. Ahora ya tengo doble motivo para ello… pues tu figura bella me hechizó desde el primer momento que puse sobre ti mis ojos de huevo fresco.
-¿Quién me habla, pardiez?... –preguntó ella.
-Soy tu vecino, el huevo duro… que nos vamos a fugar juntos con un plan, en cuanto lo tenga maduro.
-Pareces intrépido, eres joven y apuesto. No sé que más quiero… Si logras salvarme de este encierro, serás para mí, como poco, el héroe de mis sueños.
-Mañana, a última hora, cuando abran el frigorífico, estate preparada, amor mío, que te libro de este cautiverio para siempre. Verás que es cierto lo que te digo.
-De emoción llorar deseo… pero me esperaré a la próxima madrugada, por si no es verdad luego, que ya en muchas ocasiones, otros, me han dado palabras que, a última hora, no cumplieron, y por no dejar a la lechuga como un sopa de verdura…
-Tranquila, reina mora, que la felicidad nos espera, al otro lado de la nevera.
-A ver, a ver… Muy calmada no estoy, más bien inquieta, por la impaciencia.
-Bien… ya tengo preparado el itinerario… tranquila, mi vida.
-Qué seguro te veo...y zalamero. Esperaremos, confiando en que ese plan que has trazado, en un abrir y cerrar de refrigerador, la felicidad nos traiga a ambos.

A las doce de la noche, hora bruja fría, alguien de par en par dejó abierto, en aquella casa de barrio fino finolis, dicho electrodoméstico, mientras sacaba una botella de leche de vaca sin lactosa para ir a dormir con algo calentito en el estómago.

-Sube a bordo de mi nave, cariño, que nos vamos a la libertad y sin destino concreto.

Y allá partieron, con todo su entusiasmo, rumbo a la eternidad de algún punto limpio, sin saberlo, sobre un cartón de tetra brik vacío, de zumo de manzana y uva, dos alimentos perecederos. El resto del grupo daba saltos de alegría por haberles perdido de vista, dijeron… “¡Ay, de la que nos hemos librado, esos dos olían peor que una mofetilla!”…

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


7 dic. 2016

LA ENERGÍA NI SE CREA NI SE DESTRUYE...

El Amor es la energía más poderosa del universo.
Cuando amas de verdad, no dejas de amar nunca.
El amor pasional se transforma en otro tipo de amor.
Pero si dejas de amar a aquél que creíste querer.
entonces es que, en realidad, nunca le quisiste.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


LA VIDA, ELEGANTE

Vestir a la vida de poesía
es cosa redundante.
Se aprendió a vestir sola.
Antes, incluso, de que yo naciera
y comenzara a confeccionar
patrones de versos.
¡Y mira qué bien le sienta todo!
Tiene medidas de modelo.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

6 dic. 2016

POEMAS LICENCIADOS

Hay poemas tan sublimes que te arrastran al núcleo de la belleza.
No puedes apartar de ellos los ojos, como cuadro pintado que te embelesa.
Ni dejar de leerlos o escucharlos, como melodías de besos.
Te envuelven en una luz sanadora que te resucita por dentro
sin haber muerto todavía.

Son esos poemas que una querría haber parido, sin haberlos gestado.
Que se hubieran desprendido de un sentimiento propio sin necesidad de escribirlos.

Hay algunos que te subyugan, que te roban lo más recóndito que guardas
para sacarlo sólo en la intimidad de las lágrimas.

Que te bañan de emoción, que te atrapan y no puedes ni quieres resistirte.
Sucumbes a su verdad, a los versos que parecen derramarse,
como se desborda la esperanza del alma.

Poemas así, son totalmente ajenos a lo ajeno y libres de todo dueño,
nunca son pertenencia de nadie, sino Patrimonio de la Humanidad.

Siguen su destino, desde que nacen, hasta el infinito.
Y se olvidan hasta de su título… pero están licenciados de por vida.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía del atardecer de esta misma tarde, hecha con estas gafitas que Dios me ha dado. 

5 dic. 2016

APARIENCIAS

-¡Leñe con la niña! Ha derramado toda la salsa tártara encima de mi bolso de Carolina Perrera. Ahora huele que apesta y además no podré presumir de ir conjuntada, en lo que me queda de vida entera.
-Anda que tú también… la ocurrencia de poner el bolso sobre la mesa en un Burger
-¿Acaso no recuerdas, Martelo, que el mes pasado en este mismo restaurante, si podemos llamarlo así, celebrando las bodas de falso diamante, me robaron una chaqueta de Franco Tocino? Por eso debo tenerlo cerca y a la vista, para controlar su estado de salud. Las sustracciones sólo matemáticas, querido.
-Para Estados, el de Unidos. Que viajamos en el próximo puente, en primera clase, los tres, para que se recree la joya de nuestra pequeña, al Disney World. Y prácticamente tengo reservados los billetes, como aquél que dice.
-De eso nada. Nos vamos al Eurodisney que también nos espera allí el Mickey Mouse y ahorraremos en el viaje tela marinera; que la necesitamos luego para las cortinas del salón.
-Ay por favor, Almudena, tú y tus imitaciones de marcas.
-No haberte casado conmigo entonces, cariño, que bien supiste que me deslumbró tú parecido con Kevin Costner… 

Ángeles Córdoba Tordesillas ©`


4 dic. 2016

BUENOS DÍAS

Hola.

My name is Lucas, como dice la canción.

No estoy extraviado, ni soy un perro maltratado, ni estoy herido, ni enfermo.
Soy muy feliz, tengo seis años y estoy tremendamente sano.
Tengo unos magníficos amitos que me quieren y me cuidan muy bien.
Y también convivo con Fox; un colega mayor que yo pues tiene once años ya.
Cada tarde correteo por el campo a mis anchas. Y ya me veis… ¡soy así de guapo!
Además soy amigo de Ángel y por esta razón he accedido a que me traiga a su nube para que podáis conocerme. Así que aprovecho a enviaros un saludo cariñoso a todos.
Os deseo un maravilloso domingo.

¡Hasta otra!

Ángeles Córdoba Tordesillas



3 dic. 2016

HOSPITAL POÉTICO

-Dígame, doctor, lo que le corresponda decirme.
-Para empezar, le diré que aquí hacemos los diagnósticos en rima.
-¿Ah sí? ¿Y eso por qué?
-Porque así el paciente cree que lo que tiene es poesía.
-¡Oh, qué sabio proceder!
-Medicina multiversal, la llamamos, así, a lo moderno....
-¿Y los tratamientos?
-Los aplicamos en sonetos.
-Ya lo he comprendido.
 -¡Pues ea, vamos a lo nuestro!
-¿Entonces, cuál será la siguiente prueba a la que debo someterme o la estrofa a recitar, por el órgano competente, si procediera o procediese?
-De momento nos vale con las que tenemos. Un riñón debe esperar a que se le conceda, no hablamos de corazón, pero la orina también es muy sentida, cuando no encuentra salida.
-Ya lo creo.
-Pues ale, anotado queda en la lista de espera, porque la tonta desespera y de ésas aquí no tenemos.
-Bueno, peor sería esperar en prosa, desde luego. ¡Menuda diferencia!Me voy a casa más contento que unas castañuelas.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


2 dic. 2016

¿HAY ALGUIEN AHÍ?

En guardia.
Protegiéndose
de guerras
inexistentes,
el ego hipersensible.

Y el corazón,
bajo la armadura,
muriéndose
por ser amado.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©



ORGULLO Y PERJUICIO

Ella-…Tú dijiste que eso no era prosperar.
Él-¿Cuándo dije yo eso? ¿En qué año? ¿A qué hora?
Ella-Posiblemente un martes y trece de junio del 3915, a las cuatro menos cuarto de la tarde o a las quince cuarenta y cinco. ¡Ya ves tú… voy a recordarlo ahora!
Él-Con esa precisión de datos, que me dejan noqueado, ni discutirlo puedo, porque mi memoria no da para tanto. Sólo para recordar la lista de la compra y el día del cumpleaños del Rey. Entonces puede que sea cierto, ¿qué quieres que te diga?
Ella-Nada, que luego me lo creo.
Él-Conchita, prefiero ir con Chita al supermercado a quedarme contigo, para evitar desacuerdos que los dientes los tengo postizos y no pronuncio bien las “erres” de rencores.
Ella-Como quieras. Aquí te dejo, en el hueco de la escalera, la bolsa para los congelados. Ya te dirá la mona las marcas que suelo comprar, que también las sabe de memoria, y no son las blancas. Yo iré preparando la ensalada con queso de Burgos, y aceitunas negras, y poniendo la mesa. No tardéis poco, por favor. Estoy lista para todo menos para un infarto de “medio lado”.
Él-No te preocupes. Antes de que tus tripas suenen tres veces, no estaremos de vuelta. O usaremos la excusa del tabaco, aunque ya esté demasiado trillada, y ella no fume.
Ella-Ay, Señor, y todo por no pedir una disculpa a tiempo, a pesar de darte cuenta de que no tienes razón. Ahora, eso sí, la mona te sigue la corriente que da gusto.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


ES TAN CORTA LA VIDA...

Hoy he tenido un sueño impresionante.

Podía presenciar y compartir la vida de algunas personas,
en varios momentos.
Felices, riendo, enamorándose, enfermando, muriendo…
Eran seres humanos, como tú, como yo, viviendo intensamente.

Y en una sola noche los he visto de niños, de jóvenes y de viejos.
Después los buscaba y ya no estaban aquí. 
Sólo recordaba todo lo que me habían dado  
pero ya no podía agradecérselo.

Es tan corta la vida... 
que la próxima que veas a esa persona querida,
tal vez no se acuerde de ti. 
¿Has pensado en ello?

No dejes de decir TE QUIERO,
desde que nazcas hasta que mueras.
No es un consejo, no.
Es un recuerdo de pasado y de futuro... TENLO PRESENTE.

¡Buenos días, buena vida!


Ángeles Córdoba Tordesillas © 


1 dic. 2016

TRABALENGUAS

La tierra está enhojada...
¿Quién la desenhojará?
El desenhojador que la desenhoje,
buen desenhojador será.

Tranquilos todos, sólo es temporal.
El viento sabe bien cómo desenhojarla.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


Fotografía prestada de mi amigo Jesús Cogolludo Espada. 

MI QUERIDO DICIEMBRE

Otra vez juntos.
Eres el mes de la vida interior.
El mayor.
El que crece hacia dentro.
El de frialdad aparente pero de cálido contenido.
El sabio.
El que aprendió y comprendió.
El que estudia cómo poner en práctica
lo que nos llevará a mejorar aquello que deseamos.
El que inicia los trámites necesarios para cambiar nuestras vidas.
En el que paramos y tomamos conciencia.
En el que hacemos repaso e inventario de todo el año.
El de la reflexión e introspección.
El que pone punto final a lo que nada aportó
y crea nuevos hábitos y propósitos.
El que termina con las lamentaciones y cura las heridas del pasado.
Llorando, sin temor, por lo que se marchó y los que marcharon,
pero quedaron para siempre formando parte de nosotros.
El que sonríe a su prójimo, el que da la mano, el solidario.
En el que nos encontramos cada uno, cara a cara con el amor.
El que abre las puertas a los humildes, a los mendigos,
a los que pasan hambre y frío en el espíritu.
El que hace sitio en su mesa y en su corazón.
Ese eres tú, mi Diciembre.
No eres el más florido ni el del sol radiante, te sueles vestir de nieve.
Pero te respetamos mucho
pues eres el más anciano de todos lo meses.
El último del año pero no el del adiós
sino el de las nuevas oportunidades.
El de “volvamos a empezar
y probemos a hacerlo de una manera distinta
que nos traiga más felicidad, más humanidad
y una satisfacción más profunda”.
Bienvenido seas, un año más,
mi querido Diciembre.
Entra y ponte cómodo, te lo mereces.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©