Desde mi nube y con gafitas

“Érase una vez un Ángel que del Cielo quiso bajar a la Tierra para experimentar lo que era ser humano. Adoptó la forma de mujer. Sólo bajó con lo puesto… unas preciosas gafitas que Dios le había regalado y una nube pequeña, desde donde miraba cada día todo lo que sucedía entre el Cielo y la Tierra. Sólo a través de esas gafitas podía ver nítidamente el mundo y a las personas que vivían en él. Sin ellas se sentía desorientada, perdida, pues todo se volvía invisible e incluso ella misma, ya que ni siquiera podía percibir su propio cuerpo. Esta historia está contada por ese ángel que, a través de la narración de sus peculiares observaciones, intenta representar el mundo que ve.”

Un día agarré mi media nube y mis gafitas (esas que Dios me ha dado) y fui a vivir a un lugar indeterminado entre la metáfora y el surrealismo. Desde entonces, estoy pagando la hipoteca con poemas, cuentos, relatos, novelas, dibujos, pinturas, fotografías… ¡canela fina! y otras especias.

Poco a poco o mucho a mucho, dependiendo del día, estado de ánimo y condiciones atmosféricas, suministraré género del bueno, fabricado a mano, con amor, humor y pasión.

Porque te quiero. Porque todo lo que hago es pensando en ti y con el corazón… de la única forma que sé vivir. Y estoy en ello, dispuesta a seguir haciéndolo con muchas ganas, para que tú lo puedas disfrutar. Ojalá sea así.

4 jul. 2017

ENTRE "PARTICULARES" ANDA EL PARTICULAR JUEGO

-¿Ha puesto un anuncio de venta de un piso?
-Sí.
-¿Es usted un particular?
-Así es.
-Yo soy otro particular.
-Muy bien. Y dígame, ¿quiere comprar el piso que vendo?
-Bueno, cuando encuentre a alguien a quien le interese, se lo compraré.
-Bien, yo estaré encantado de vendérselo a ese particular, cuando dicho particular decida comprarlo y, siempre y cuando, esté de acuerdo con el precio que ha fijado el particular dueño del piso y con la comisión que ha de llevarse el particular con el que está usted hablando.
-Estupendo. Pues de un particular a otro, yo también me llevo comisión, por facilitar esta información al particular que le pueda interesar comprarlo.
-De acuerdo, entonces quedamos en eso. Da gusto hablar con otro particular.
-Sí, es verdad. Yo es que no soporto trabajar con intermediarios.
-Ni yo, ni yo…
-Mucho mejor, directamente.
-Sí, así, solamente de particular a particular o de un particular a otro.
-O de otro, a un particular.
-Eso es. Porque las casas no se venden solas que si no...
-Y tampoco se compran solas, por supuesto.Y la mejor manera de hacerlo, es a través de particulares.
-Totalmente de acuerdo con usted.
-Pues en eso quedamos. Buenas y particulares tardes.
-Buenas... y muy particulares.

Ángeles Córdoba Tordesillas ©


4 comentarios:

  1. De particular a particular: ¡Genial! Me ha gustado, la sonrisa me delata :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De particular a particular: Muchas gracias, Chema. Cuánto me alegro. Corto y cambio.

      Eliminar
  2. Que risa con tanto particular, un abrazo.

    ResponderEliminar